Cocinando con nitrógeno líquido: cocina molecular que te deja helad@.

Retomamos parte de la gastronomía molecular en el blog, para explicar lo que ocurre, desde el punto de vista científico, cuando los cocineros usan nitrógeno líquido para preparar algunas presentaciones de producto o incluso elaborar algunos platos. Quizás para los espectadores de programas como Masterchef o Top Chef, sea una técnica muy vista, pero no así su complejidad científica, que la tiene y mucha. Para ello esta entrada, para arrojar un poco de luz a el motivo que les ha llevado a utilizar este compuesto químico en su estado líquido, los efectos que genera sobre el alimento y el porque los origina. Así que sin más dilación, vayamos al asunto… Sigue, sigue leyendo!  Sigue leyendo

Anuncios

Esas verduras que saben a mar: las algas comestibles.

Después del repaso hecho a las flores comestibles (que puedes leer aquí), era necesario dedicarle un post a otra parte que se estudia en botánica, que también comemos con mayor o menor agrado y que tan apreciadas son, para los paladares más exquisitos y/o los restaurantes de alta cocina. Estoy hablando, como no podría ser de otra manera, de las mal llamadas “verduras del mar“: las algas. Pero como las flores, las hay comestibles y no comestibles, así que hoy haremos un pequeño repaso sobre las principales algas comestibles que podemos encontrar en nuestro mares. Aprovecho para lanzar un grito de socorro, para mantener nuestros mares y océanos libres de plásticos ya no sólo por cómo afectan a la fauna, sino a que la flora también se puede ver perjudicada y al final, somos nosotros los que acabamos comiendo aquello que tiramos al mar. Aprovecho para dejaros esta campaña/reto viral lanzada al respecto por National Geographic, por si os animáis a participar y concienciaros de lo que estamos destruyendo como sino nos diéramos cuenta de ello. Mientras tanto, vayamos a lo que veníamos… dále, sigue leyendo!!  Sigue leyendo

Foodpairing®, clusters aromáticos para maridar con mucha ciencia.

¿Nunca os ha pasado que estáis distraídos “viendo” la tele y de repente, empiezan a hablar de algo y es como si os pusieráis en alerta tipo: “¡Esto me interesa mucho!“? Pues justo eso fue lo que me ocurrió una noche visionando uno de los programas de Masterchef España de la última temporada, cuando ya casi al final del programa, en una de las pruebas eliminatorias a las que someten a los concursantes, hablaron de la técnica del “Food Pairing“, que si había sido ideado por un científico, que si tenía en cuenta métodos basados en conceptos matemáticos y/o incluso físico-sensoriales, etc… y claro, mis neuronas se activaron y apunté mentalmente el asunto para tratarlo en este espacio. El resultado es lo que os voy a compartir en esta entrada: un trabajo de investigación y recopilación de información sobre el tema a ver cuánto de ciencia se encuentra en una de las técnicas más empleadas por chefs y cocineros para lograr el maridaje perfecto entre alimentos y bebidas. Si queréis saber de que se trata, ya sabéis… Seguid leyendo! Sigue leyendo

Del laboratorio a la cocina, un breve repaso a la técnica de la liofilización.

En mi personal afán por transformar la encimera de la cocina en una poyata de laboratorio, los botes de condimentos, especias y sal por botes de reactivos y/o las cacerolas, sartenes y demás utensilios en matraces, probetas y/o espátulas, era de recibo volver a hacer un repaso a otra de las técnicas (dejo aquí el recuerdo de la primera, la del baño María) que comparten laboratorios y cocinas. Quizás no sea tan habitual como la del baño María, pero sí es una técnica muy empleada en uno de los desarrollos de la tecnología alimentaria que más ha salvado vidas, la conservación de los alimentos. La técnica en cuestión no es más ni menos que la liofilización, un palabro un poco técnico, con mucha enjundia detrás pero de fácil reproduccibilidad si se cuenta con los instrumentos adecuados. Si queréis saber que es, que ciencia se esconde detrás, su desarrollo histórico, la ambigüedad de su uso entre laboratorios y cocinas y su empleo en la industria alimentaria y la nueva gastronomía o “nouvelle cousine”…Seguid leyendo!  Sigue leyendo

Los “mil y un nombres” del azúcar en los alimentos.

Seguro que ya estarás hart@ de escuchar, leer y/o intuir que, en la mayoría de alimentos que consumimos, hay azúcar “oculto”. Lo que es oculto, oculto no está; por ley, en la lista de ingredientes deben figurar, por orden de cantidades empleadas, los diferentes ingredientes que han sido usados en la la elaboración de los alimentos pero… ¿realmente conocemos toda la terminología que hace referencia a estos azúcares? Son muchos nombres, a veces intuitivos, a veces no, que creo que debemos conocer para saber realmente que es y en que cantidades, es lo que estamos comiendo. Así que si quieres pasarte un rato, “cazando” los diferentes homónimos del azúcar que nos podemos encontrar en los etiquetados de alimentos, esta es tu entrada. Ya sabes que hacer, pues… Sigue leyendo! Sigue leyendo

El beber y su llamada de socorro, la sed.

Después de la entrega de las guardianas del apetito y saciedad, que puedes volver a leer aquí (por si no lo has hecho aún, eh!), quedaba por tratar en este espacio otra de las manifestaciones/necesidades fisiológicas relacionadas con la alimentación y la nutrición. Sí, amig@s, beber para mantener el cuerpo hidratado es una necesidad fisiológica y en la bebida, además de agua (considerada como macronutriente por la EFSA desde 2009), también obtenemos ciertos micronutrientes (sales minerales básicamente). NOTA: El alcohol de las bebidas alcohólicas no se debe considerar alimento y mucho menos, nutriente (aunque aporte calorías como los hidratos de carbono, grasas o proteínas). Sin embargo, la entrada que nos atañe se centrará más en la llamada de socorro que emite nuestro organismo cuando sus niveles de líquidos descienden y el riesgo de deshidratación le acecha; como podéis intuir fácilmente, hablamos de la sed. Teniendo en cuenta que en ciertas patologías, la sed resulta ser o bien, un síntoma propio o un efecto secundario difícil de abordar, creo que puede resultar una entrada de interés para el blog y sus potenciales lectores. Así que, coge un vaso de agua bien fresca, siéntate delante de la pantalla y… Sigue leyendo!  Sigue leyendo

¡Maître, hay un bicho en mi plato! La entomofagia ha venido para quedarse.

Después de haber tratado el tema de las flores comestibles (puedes leerlo aquí) y puesto que el tema está de relativa actualidad (recientemente se ha aprobado un reglamento europeo que facilita su comercialización), he decidido, dejando a un lado todos los prejuicios y/o preferencias gastronómicas propias, dedicarle una entrada al gran y maravilloso mundo de los insectos comestibles; también conocido como entomofagia. Podrá resultar más o menos agradable a la vista o al paladar, pero lo que no podemos negar es que es una de las experiencias gastronómicas más inolvidables que se pueden tener y en la que además (y aquí es dónde yo juego mis cartas) podemos aprender un poco de biología, en concreto de biología de los invertebrados. Así que si eres una persona que no se deje llevar por su prejuicios previos, por primeras impresiones y que no tenga exquisitez paladística-gustativa, esta es tu entrada. Sigue leyendo y déjate llevar!  Sigue leyendo