¡Maître, hay un bicho en mi plato! La entomofagia ha venido para quedarse.

Después de haber tratado el tema de las flores comestibles (puedes leerlo aquí) y puesto que el tema está de relativa actualidad (recientemente se ha aprobado un reglamento europeo que facilita su comercialización), he decidido, dejando a un lado todos los prejuicios y/o preferencias gastronómicas propias, dedicarle una entrada al gran y maravilloso mundo de los insectos comestibles; también conocido como entomofagia. Podrá resultar más o menos agradable a la vista o al paladar, pero lo que no podemos negar es que es una de las experiencias gastronómicas más inolvidables que se pueden tener y en la que además (y aquí es dónde yo juego mis cartas) podemos aprender un poco de biología, en concreto de biología de los invertebrados. Así que si eres una persona que no se deje llevar por su prejuicios previos, por primeras impresiones y que no tenga exquisitez paladística-gustativa, esta es tu entrada. Sigue leyendo y déjate llevar!  Sigue leyendo

Anuncios