Marinado, macerado y adobo: tres técnicas culinarias con mucha ciencia que harán irresistibles muchos de tus platos favoritos.

¿Hay alguien ahí? ¿Se recibe este mensaje? ¿Lo leerá alguien? ¡Poniendo en marcha el SOS blogueril! Que sí, que es necesario, que te has pasado de nuevo tres pueblos con la ausencia publicando y la gente, poco consumidora de entradas en un blog, ya ni se acordara de ti. Pero eso sí, tú como los de la orquesta del Titanic, abandonar este blog, NUNCA JAMÁS. Podrás tenerlo en “stand-by” por mucho tiempo, por circunstancias varias de la vida offline que te golpean de nuevo (y ahí estás tú, dándoles la cara, como siempre), pero abandonarlo, no, a no ser que algo te impida físicamente escribir en un teclado. Así que si querido/a/e lector/a/e, has llegado hasta aquí y quieres leer esta entrada, pendiente en borradores desde finales del 2020, GRACIAS TOTALES POR TU APOYO Y CARIÑO! Y para dejar la intensidad emocional a un lado, vamos allá con la entrada. Te apuntas no… pues SIGUE LEYENDO, POR FAVOR!

Sigue leyendo