Intolerancia a la trehalosa, cuando los champiñones y setas te sientan mal.

Normalmente cuando se habla de intolerancias, destacan las intolerancias metabólicas sobre todo aquellas relacionadas con el déficit de una enzima que permite la hidrólisis de un disacárido o la metabolización de un hidrato de carbono. Quizás la que más conozcas sea la intolerancia a la lactosa y la intolerancia la fructosa, pero también hay otras intolerancias de disacáridos y/o monohidratos de carbono, que también tienen su importancia en la dieta aunque ni sean tan predominantes en la población, ni tan conocidos por el público en general. En esta ocasión, vamos a darle paso a una de ellas, que destaca por su singularidad, pues es un disacárido poco conocido y su intolerancia más; estamos hablando de la trehalosa y la patología asociada a su consumo, la intolerancia a la trehalosa. Si queréis saber que ocurre en esta intolerancia y que tienen que ver los champiñones y setas en el asunto, ya sabéis… Seguid leyendo!

La trehalosa es un disácarido no reductor con bajo poder endulzante, compuesto por dos moléculas de glucosa (igual que la maltosa), presente en grandes cantidades en champiñones, setas (mayor cuanto menos maduros estén), en la hemolinfa de insectos, en algunas algas, en las levaduras industriales para panadería, la miel y como sustituto de la sacarosa en dulces, bollería industrial, etc. Cuando es ingerido este disacárido, llega al intestino, donde es degradado por la enzima trehalasa (también conocida como THER), una disacaridasa digestiva presente en las membranas celulares de las microvellosidades del intestino delgado favoreciendo que se metabolice la trehalosa, en sus dos moléculas de glucosa constituyentes. Aunque en un número variable y díficil de cuantificar (en algunos estudios se habla del 1-2% de las personas con sintomatología clara, frente a la frecuencia observada en el población de Groenlandia, donde el porcentaje asciende al 8% en los casos con sintomatología evidente). Por lo tanto, aunque no se llegue a una cifra exacta, si puede decirse que su grado de incidencia es muy inferior a otras intolerancias, como por ejemplo la intolerancia a la lactosa

El déficit de trehalasa causante de la intolerancia a la trehalosa se debe a una mutación en el gen de la THRE presente en la posición 23.3 del brazo largo del cromosoma 21 (21q23.3), presentando una herencia autosómica recesiva, provocando que individuos homocigóticos para esa mutación o delección, no presenten en la membrana de las células de las microvellosidades intestinales, la enzima trehalasa. En el caso de la intolerancia a la trehalosa aislada, la herencia autosómica es dominante, pero los estudios realizados no soportan su relevancia clínica. Puede  existir una deficiencia enzimática adquirida de la trehalasa, cuya actividad enzimática se ve drásticamente disminuída, únicamente en pacientes celíacos que no siguen una dieta libre de gluten o aquellos que presentan patologías gastrointestinales que provocan un atrofiamiento de las microvellosidades intestinales, pero se desconocen los datos y/o grados de incidencia  (se estima que por debajo de 5 U/g  de proteína,ya se trata de una intolerancia total a la trehalosa). La actividad de la trehalasa ha sido examinada tanto en sujetos normales como en pacientes diabéticos. En los sujetos normales, la frecuencia de la actividad de la enzima sigue una distribución bimodal, lo que indica la existencia de un polimorfismo genético; se ha verificado, que el 27% de la población analizada pertenece al fenotipo de “baja actividad” y el 73% del fenotipo de “alta actividad”. Con respecto al género, se observo que los individuos machos tienen mayor actividad media de trehalasa en plasma que las hembras. Aparentemente, lo contrario parece ser el caso en los sujetos diabéticos;  estudios para determinar la asociación de la diabetes mellitus y el fenotipo trehalasa plasmático de alta o baja actividad, indicó una asociación altamente significativa con el fenotipo de alta actividad. Por lo tanto, las personas con alta actividad de trehalasa en plasma son más propensas a desarrollar diabetes mellitus que las personas con baja actividad enzimática.

Por regla general, su diagnóstico es complejo puesto que comparte sintomatología (dolores estomacales, vómitos, malestar general, gases, distensión abdominal, diarreas crónicas, etc) con muchas otras intolerancias y patologías gastrointestinales como la enfermedad celíaca, intolerancia a la lactosa, síndrome de intestino irritable, enfermedad de Crohn, etc. Primero suele hacerse una prueba de hidrógeno espirado, tras una ingesta controlada de trehalosa, para comprobar la presencia de los gases resultantes de la fermentación de las bacterias del colon, donde llega la trehalosa no digerida. Después en caso de duda, suele hacerse una prueba más invasiva consistente en realizar una biopsia del intestino delgado para observar por citología e inmunohistoquímica la ausencia de la enzima en las membranas celulares. Finalmente, en casos donde este tipo de pruebas suponga un riesgo añadido, se realiza un análisis genético mediante la secuenciación de la región codificante del gen de TREH por secuenciación clásica o tipo Sanger. 

Una vez diagnosticada esa intolerancia a la trehalosa, la persona tendrá que llevar a cabo una dieta libre de champiñones, setas o cualquier otro alimento rico en este tipo de disacárido. Deberá tener en cuenta el etiquetado de productos alimenticios procesados, donde se encuentre la trehalosa como ingrediente (autorizado por la Decisión de la Comisión, de 25 de septiembre de 2001, relativa a la autorización de la comercialización de la trehalosa como nuevo alimento o nuevo ingrediente alimentario con arreglo al Reglamento (CE) n° 258/97 del Parlamento Europeo y del Consejo) o aditivo como agente estabilizante y humectante para prevenir la pérdida de agua (humedad) en los productos. Ej: alimentos secos (cereales, leche en polvo, preparados liofilizados), alimentos congelados, café, té, jugos de frutas, productos médicos y cosméticos.

La trehalosa es un hidrato de carbono polémico, puesto que ciertos estudios han vinculado una mayor ingesta de trehalosa con una mayor proliferación de la población resistente de Clostridium difficile y en otros, se ha visto que la trehalosa podría ser beneficiosa para el tratamiento de enfermedades relacionadas con en el mal plegamiento de las proteínas como la enfermedad de Huntington o la ELA (estimula la autofagia) o incluso en la terapia frente al hígado graso. El tiempo y mayores investigaciones dirán que papel juega la trehalosa en nuestro organismo además de nutrirnos, bueno a aquellos que les gusten mucho los champiñones y no tengan intolerancia a la trehalosa.

Y hasta aquí con el breve repaso, sobre esta intolerancia tan desconocida. Espero que si alguna vez al comer champiñones o setas variadas (comestibles, obvio), si habéis sufrido algún malestar gastrointestinal ya sepáis más o menos el motivo de tal acontecimiento.

¡Nos “leemos” en la próxima entrada!                                                                                TatianaDC

PD. La trealosa puede llegar a acumularse en un 12,5% del peso total de la llamada “planta que resucita” o Selaginella lepidophylla, que  ante épocas de sequía o de ausencia de agua prolongados, pasa a un estado de vida latente que consiste en que para evitar daños en los tejidos y en las células durante la desecación, sintetiza mucha trehalosa que actúa como un soluto compatible.

 

Fuentes:                                                                  http://www.gastrojournal.org/article/S0016-5085(19)33155-5/pdf https://www.gastrojournal.org/article/S0016-5085(71)80092-6/pdf  http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/003655299750025372?journalCode=igas20                                                                                        http://kundoc.com/pdf-trehalose-a-review-of-properties-history-of-use-and-human-tolerance-and-results-.html                                  http://www.ncbi.nlm.nih.gov/medgen/C0268187                http://www.europeanreview.org/wp/wp-content/uploads/026-0291.pdf http://www.uniprot.org/diseases/DI-05182                                      http://omim.org/entry/612119            http://pdfs.semanticscholar.org/0608/e288617ab624e206589ca4d80572f0dcdd45.pdf http://rarediseases.info.nih.gov/diseases/10372/trehalase-deficiency http://www.phosphosite.org/proteinAction?id=20946&showAllSites=true http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/en_la_cocina/alimentos_de_temporada/2007/10/25/171093.php                                            http://esacademic.com/dic.nsf/eswiki/613560    http://mundoasistencial.com/intolerancia-trehalosa/ http://enciclopedia.us.es/index.php/Trehalosa http://hablemosclaro.org/ingrepedia/trehalosa/#1502293691178-e5ac3059-a00b http://www.malacards.org/card/trehalase_deficiency http://www.quepuedocomer.es/epoca-de-setas-cuidado-con-la-trehalosa/ http://en.wikipedia.org/wiki/Trehalase

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.