Síndrome de Prader-Willi (SPW), cuando la gula es un síntoma y no un pecado.

Hace poco tiempo, he podido descubrir una enfermedad que cuenta con una serie de características sintomatológicas que, junto con su baja prevalencia en la población, la hacen idónea para tratar en este espacio. Estoy hablando del síndrome de Prader-Willi, una enfermedad rara en la que gestionar una buena alimentación saludable en el paciente, es un punto clave para mejorar y/o mantener constante su calidad de vida. Si quieres saber el motivo y conocer un poco más sobre una enfermedad prácticamente desconocida con un gran impacto socio-psicológico sobre sus afectados y familias, ya sabes…Sigue leyendo!

Sigue leyendo

Anuncios

Las guardianas del binomio apetito-saciedad: la grelina, la leptina, la insulina y el péptido YY36

Desde hace tiempo, quería escribir una entrada como ésta; más molecular, más bioquímica. Y el día, ha llegado. Empezaremos con la primera tanda de entradas dedicadas a las principales “guardianas” del binomio apetito-saciedad: las hormonas grelina, leptina, insulina y el péptido YY36. Son todas las que están, pero no están todas las que son puesto que, en la regulación de la ingesta y del balance energético, intervienen múltiples factores sensoriales, mecánicos, cognoscitivos, hormonales, o neuronales, que requieren un análisis bastante más profundo, que requiere más de una entrada en el blog (próximamente). No obstante, con esta primera aproximación, creo que podemos hacernos una idea de acerca de cómo el organismo controla, en tiempos y forma, cómo ha de alimentarse para seguir viviendo. ¡Vamos allá!

Homer con hambre

Aunque normalmente, apetito y hambre, se solapan en cuanto a significado se refiere, no son términos completamente homónimos; el apetito se definiría como la preferencia a la hora de consumir un alimento mientras que el hambre sería una sensación fisiológica o psicológica que induce a ingerir un alimento. No obstante, ambos términos, sí se encuentran estrechamente relacionados en cuanto a mecanismos de control y regulación se refiere. En nuestro organismo, existen fundamentalmente dos sistemas de control y regulación: uno, denominado periférico, llevado a cabo por medio de hormonas y péptidos; otro, denominado central, llevado a cabo por neuronas ricas en neuropéptidos dispuestas en el hipotálamo
Sigue leyendo

Hipoglucemias reactivas, un problema no exclusivo de diabéticos.

¿A las 3 o 4 horas posteriores de una comida, sientes un cansancio o debilidad inusual, tienes temblores en piernas y/o brazos, o sientes una sensación de hambre no explicable? Si has respondido afirmativamente a la mayoría de estas cuestiones, es probable que estés padeciendo lo que se conoce como hipoglucemia reactiva. Tranquil@, no te alarmes, se trata sólo de un desajuste de la homeostasis o equilibrio de los niveles de la glucosa en el organismo, que por sus molestos síntomas y por su general desconocimiento (sobre todo entre la población no diabética), he decidido dedicarle unas cuantas líneas en el blog, para darle más difusión y tratar de normalizar este problema, no exclusivo de personas diabéticas. Así que si quieres saber más, ya sabes lo que tienes que hacer a continuación. ¡Empecemos!

Hipoglucemia reactiva

La hipoglucemia reactiva es condición fisiopatológica, donde los mecanismos de contrarregulación de la glucosa en el organismo, se vuelven incapaces de equilibrar totalmente el consumo de glucosa que se produce en situación post-prandial, habitualmente durante las 4 horas post-ingesta, originándose un estado de hipoglucemia (con valores de glucosa en sangre menores a 60 mg/dl) que se acompaña de síntomas de diverso tipo. El primero en acuñar el término de hipoglucemia reactiva, fue Seale Harris, un médico e investigador americano que, en 1924, informó de cinco casos de pacientes no diabéticos que presentaban hipoglucemias en un período de tiempo posterior a la ingesta de comidas (período post-prandial). Según Harris, estas hipoglucemias reactivas, eran la otra cara de la diabetes mellitus; es decir, si la diabetes mellitus se caracterizaba por una ausencia o deficiencia en los niveles de insulina, las hipoglucemias reactivas, se debían a un exceso de insulina o una alteración de la curva de tolerancia de la glucosa.

Sigue leyendo