Los “mil y un nombres” del azúcar en los alimentos.

Seguro que ya estarás hart@ de escuchar, leer y/o intuir que, en la mayoría de alimentos que consumimos, hay azúcar “oculto”. Lo que es oculto, oculto no está; por ley, en la lista de ingredientes deben figurar, por orden de cantidades empleadas, los diferentes ingredientes que han sido usados en la la elaboración de los alimentos pero… ¿realmente conocemos toda la terminología que hace referencia a estos azúcares? Son muchos nombres, a veces intuitivos, a veces no, que creo que debemos conocer para saber realmente que es y en que cantidades, es lo que estamos comiendo. Así que si quieres pasarte un rato, “cazando” los diferentes homónimos del azúcar que nos podemos encontrar en los etiquetados de alimentos, esta es tu entrada. Ya sabes que hacer, pues… Sigue leyendo! Sigue leyendo

Anuncios

El beber y su llamada de socorro, la sed.

Después de la entrega de las guardianas del apetito y saciedad, que puedes volver a leer aquí (por si no lo has hecho aún, eh!), quedaba por tratar en este espacio otra de las manifestaciones/necesidades fisiológicas relacionadas con la alimentación y la nutrición. Sí, amig@s, beber para mantener el cuerpo hidratado es una necesidad fisiológica y en la bebida, además de agua (considerada como macronutriente por la EFSA desde 2009), también obtenemos ciertos micronutrientes (sales minerales básicamente). NOTA: El alcohol de las bebidas alcohólicas no se debe considerar alimento y mucho menos, nutriente (aunque aporte calorías como los hidratos de carbono, grasas o proteínas). Sin embargo, la entrada que nos atañe se centrará más en la llamada de socorro que emite nuestro organismo cuando sus niveles de líquidos descienden y el riesgo de deshidratación le acecha; como podéis intuir fácilmente, hablamos de la sed. Teniendo en cuenta que en ciertas patologías, la sed resulta ser o bien, un síntoma propio o un efecto secundario difícil de abordar, creo que puede resultar una entrada de interés para el blog y sus potenciales lectores. Así que, coge un vaso de agua bien fresca, siéntate delante de la pantalla y… Sigue leyendo!  Sigue leyendo