Mujeres de ciencia VIII: María Nieves García Casal, la nutricionista de la WHO con orígenes gallegos.

Antes de empezar cualquier entrada (y más esta en concreto), quería pediros mil disculpas a tod@s los lectores y/o visitantes de esta “cocina” por la ausencia tan prolongada de artículos en el blog. Recientemente he participado en un examen oficial para acceder a un empleo público que junto con los otros estudios oficiales que estoy cursando, me han obligado a dejar apartado este pequeño espacio, para dedicar casi en exclusiva todo mi tiempo libre a ese menester tan tedioso como es el de “hincar los codos”. Dicho esto, esta entrada estaba pensada para poder publicarse en el mes de febrero, mes de la mujer y la niña en la ciencia (que al igual que otros días conmemorativos, no debería reducirse a un sólo día, sino a la reivindicación constante de tal iniciativa), pero por lo dicho en el párrafo anterior, se ha pospuesto hasta hoy, cuando por fin, he podido ponerme delante de las teclas del ordenador. En este caso, a diferencia de otras mujeres sobre las que hemos hecho una breve reseña sobre su biografía, se trata de una figura de la que hay muy poca información en la red, cuyo trabajo le ha permitido llegar a un organismo internacional de prestigio, en la que desconocemos que dificultades y/o “sinvivires” habrá padecido pero a la que escogí por dos razones: una por su vinculación con la tierra a la que pertenece la que escribe y dos, porque aparece como mujer destacada en la entrada de mujeres en la ciencia de la Wikipedia en inglés pero no disponemos apenas de información sobre ella. Ojalá pudiera llegar esta entrada a su protagonista y que tuviera el honor de contar con su colaboración para elaborar una biografía más completa, sobre todo a ese aspecto que la vincula con Galicia y cómo se ha desarrollado su trayectoria profesional en cuanto al hecho de ser mujer y además, trabajar en un campo de estudio tan “tapado” dentro del mundo académico. Sería todo un placer, sin lugar a dudas. Así que, sin más dilación vayamos a disponer lo poco que conocemos de ella. Sigue leyendo