De Sanger a NGS, breve historia de la secuenciación del DNA.

Empezamos un nuevo año en el blog con una entrada que ya debía haber escrito en algún momento a lo largo del año que recién hemos dejado atrás y que, cómo bien se define este espacio, forma parte de esa pequeña sección que es a gusto del consumidor. Me refiero, claro está, a la historia de la ciencia y dado que, por cuestiones laborales, participo desde muy cerca en todo el procesamiento y protocolo de secuenciación genética y del DNA, era buena hora de dedicarle un pequeño repaso a toda la evolución histórica que han sufrido las técnicas que han permitido leer el gran libro de la vida, nuestro DNA. Si quieres saber más, ya sabes que tienes que hacer…Empecemos, pues!

sequence

Sigue leyendo

Fenilcetonuria (PKU), la aminoacidopatía congénita que marcó el origen del screening neonatal

Después de un (nuevo) parón obligado por circunstancias varias, retomo las entradas del blog con la revisión sobre una de las enfermedades relacionadas con la nutrición que más me ha llamado la atención, desde que tengo constancia de ella. Fue a raíz de la consumición durante un tiempo de unos yogures desnatados de cierta marca ampliamente conocida (Sveltesse de Nestlé, concretamente), donde entré en contacto con lo que era la fenilcetonuria (PKU) en profundidad (Nota: he de reconocer que en la carrera, en las asignaturas de bioquímica clínica y regulación metabólica, también la tratamos, pero muy por encima). A raíz de leer en la información nutricional de los envases de los yogures la frase “Contiene fenilalanina“, me entró la curiosidad acerca del motivo de tal declaración nutricional y al buscar información al respecto, esta enfermedad metabólica volvió a aparecer en la maraña de conocimiento general que intento mejorar día a día. Desde aquel momento y a raíz de la creacción del blog, me prometí escribir una entrada sobre ella y aquí estamos, intentando dar un aporte o visión diferente a todo lo que se ha escrito y difundido sobre esta enfermedad. ¿Me acompañas?

1908010_1424711741270

Sigue leyendo

La técnica del flambeado o cómo hacer magia con fuego en la cocina.

Volvemos de nuevo a las entradas de siempre del blog, con una destinada a la sección más gastro-técnica del blog. Hacía un tiempo que me venía rondando en la cabeza escribir sobre el flambeado, puesto que considero que es una de las técnicas culinarias que más ciencia encierran, sin pertenecer por origen, a la llamada cocina molecular. Así que, sin más preámbulos vayamos con la técnica del flambeado y toda la ciencia que la rodea.

Flambeado

La técnica del flambeado (del francés, flambe) es un procedimiento culinario consistente en la combustión de alcohol añadido a una sartén o recipiente caliente, provocando por la inflamación de este compuesto orgánico la liberación de compuestos volátiles que aportan cambios sensoriales a los alimentos sobre los que se realiza el flambeado. Sigue leyendo

La técnica analítica “number one”: la espectrofotometría.

Ha pasado ya un largo tiempo desde que publiqué la última entrada dedicada a las técnicas más habituales de los laboratorios del mundo, por lo que esta sección reclamaba su presencia en el blog. En esta nueva ocasión, la técnica a repasar es una de las técnicas cuantitativo – analíticas favoritas para quienes, como yo, nos gusta cuantificar los nutrientes, enzimas, minerales, compuestos o sustancias presentes en una muestra; esto es, la espectrofotometría. Esta técnica, combina conceptos de física, química, matemáticas y un poco de biología (sobre todo en lo referente al tipo de muestras objeto de su medida), resultando de gran utilidad para el trabajo del día a día en los laboratorios. Así que, si quieres saber un poco más sobre ella, no dudes en seguir leyendo.

Espectrofotometría

Sigue leyendo

Descorchando biotecnología en Navidad: Los vinos espumosos.

Dado que llegan unas fechas en dónde, además de abundante comida, se disfruta de bastante champán y/o cava en las cenas y celebraciones varias navideñas, he decidido dedicarle una entrada a este tipo de vinos espumosos. ¿Te has preguntado alguna vez porque el champán tienen espuma como la cerveza? ¿Por qué al comprar las botellas de champán o cava, en las etiquetas, aparecen las palabras “semidulce” o “brut nature“? Si sigues leyendo, trataré de darte respuestas a estas preguntas. ¿Te apetece un traguito? Pues, vamos allá!

Copa de champagne

Se denomina vino espumoso, a toda aquella bebida obtenida por fermentación alcohólica, que presenta efervescencia debido a la sobrepresión de elevados niveles de dióxido de carbono en el líquido contenido en las botellas, que provoca el estampido característico al descorchar, la emisión de burbujas y la formación de la espuma. El vino espumoso se diferencia del vino gasificado, porque a este último se le añade el gas carbónico de manera artificial. Sigue leyendo

Napoleón y las conservas de alimentos, el inicio militar de un avance científico-tecnológico.

Retomamos la sección de historia de ciencia del blog, con una entrada dedicada a las conservas de alimentos. ¿Por qué? Pues, primero por su importante papel en materia de seguridad alimentaria y segundo, por la historia tan peculiar de sus orígenes (de ahí el título de la entrada), donde se mezclan importantes avances en ciencia y tecnología.

Conservas

La historia del origen de las conservas de alimentos, se remonta al siglo XVIII, cuando en el año 1791 Francia se encontraba en plena ruina económica y militar. La falta de suministros, de alimentos en estados aceptables conservados durante ciertos períodos de tiempo, o de comida fresca como avituallamiento para las tropas, causaba numerosas bajas entre los militares que luchaban día a día por la defensa de sus estados y reinos. Esto llevó a que en el 1795, el gobierno francés de Napoleón Bonaparte ofreciera un premio de 12.000 francos (unos 25.000 euros de ahora) a quién encontrara, un proceso que permitiera hacer duraderos durante largo tiempo los alimentos, para abastecer la campaña de su ejército.

Sigue leyendo

Microscopía electrónica: orígenes y evolución histórica.

Aquí estamos de nuevo con una nueva entrada de carácter histórico. En este caso, se la dedico a la microscopía electrónica, técnica que consta de una grandísima aportación para el estudio, análisis y/u observación de la biología celular y molecular, de la cual considero, que es necesario no sólo saber en que consiste, sino también, quiénes fueron los principales protagonistas que permitieron en su momento su aparición, y que a día de hoy, sea una de las técnicas microscópicas de mayor aplicación en los laboratorios de investigación.

Con la invención del microscopio óptico allá por el 1600 gracias a Zacharias Janssen y posteriormente Antonie van Leeuwenhoek, se abrió la puerta al mundo microscópico, hasta entonces no visible al ojo humano. Lo que no sabían por aquellos días, es que aún existía mucho más allá de todo aquello que se veía o intuía a través de los primeros microscopios ópticos. A partir del 1930, es cuando empezaría a desarrollarse la nueva microscopia: la microscopia electrónica. Con su aparición, se podía profundizar en el conocimiento de los tejidos, las células así como de los componentes más internos de las células, microorgansimos o virus.

Células de la sangre obtenidas a la vista del SEM

El primer hito histórico relacionado con el desarrollo del microscopio electrónico, se remonta hacia el año 1873 cuando, Ernst Karl Abbe con sus estudios sobre el poder de resolución de los microscopios (capacidad de distinguir o separar dos puntos en la imagen que se encuentran muy juntos, inversamente proporcional a la longitud de onda de la fuente de energía utilizada) y Hermann Ludwig Ferdinand von Helmholtz con sus estudios sobre el electromagnetismo, sentaron las bases del futuro desarrollo del microscopio electrónico, aún a pesar de no conocer en esos momentos, la existencia del electrón como partícula sub-atómica. Eso se produciría en el año 1897, cuando Joseph John Thomson (J.J Thomson) a través de sus distintos experimentos en tubos de rayos catódicos, descubrió los electrones, corpúsculo sub-atómico, fundamental en el funcionamiento de los microscopios electrónicos.

No obstante, sería necesaria la entrada en el nuevo siglo XX para que los hitos relacionados con el desarrollo histórico del microscopio electrónico alcanzaran los resultados esperados.

Sigue leyendo