Arnold O. Beckman, el gran filántropo e inventor del mundo de la química analítica.

Seguro que de alguna que otra manera, fuera en el instituto o si ya te dedicaras a cuestiones más académicas, te has encontrado delante de un aparato que, habitualmente consta de dos “palitos” (también conocidos como electrodos) que deben sumergirse en una disolución, apareciendo en la pantalla del aparato al que están conectados, un valor que puede oscilar entre 0 a 14. Si, claro que le pones “cara”, se trata de los pHmetros, esos aparatos de análisis que nos permiten determinar la concentración de protones e hidroxilos presentes en una disolución (bueno en realidad, se miden otros cationes, pero para que el recuerdo te venga más claro), es decir, nos “miden” cuánto de ácida o básica es una solución. Pues hoy vamos a homenajear a quien inventó un aparato en apariencia tan sencillo, pero que tiene su “cosa” científico-histórica-tecnológica. Si quieres saber más sobre el origen de los pHmetros, ya sabes… Sigue leyendo! Sigue leyendo

Anuncios

Cocinando con nitrógeno líquido: cocina molecular que te deja helad@.

Retomamos parte de la gastronomía molecular en el blog, para explicar lo que ocurre, desde el punto de vista científico, cuando los cocineros usan nitrógeno líquido para preparar algunas presentaciones de producto o incluso elaborar algunos platos. Quizás para los espectadores de programas como Masterchef o Top Chef, sea una técnica muy vista, pero no así su complejidad científica, que la tiene y mucha. Para ello esta entrada, para arrojar un poco de luz a el motivo que les ha llevado a utilizar este compuesto químico en su estado líquido, los efectos que genera sobre el alimento y el porque los origina. Así que sin más dilación, vayamos al asunto… Sigue, sigue leyendo!  Sigue leyendo

Hibridando y transfiriendo según los puntos cardinales: repaso histórico al origen de la técnica de Southern, Northern y Western blotting.

Volvemos a retomar la sección más histórica del blog, con una entrada dedicada al origen y evolución histórica de una de las técnicas que más migrañas y dolores de cabeza da a los pre-docs, post-docs o técnicos de laboratorio en el estudio de la bioquímica y biología molecular: la northern-blot, la southern-blot y la western-blot. Todas ellas son técnicas de hibridación con un nivel de ejecución que requiere ciertas habilidades y sobre todo, cierta paciencia pues, no siempre sale el resultado que un@ se espera. A pesar de ello, son una de las técnicas de rutina más habituales en el trabajo diario de los laboratorios de análisis molecular, por lo que considero que es necesario hacer un pequeño homenaje a su creador (aunque muchos se acuerden con cierto rencor de él) y toda la historia de evolución que han experimentado desde sus orígenes, para así poder quizás, buscar el truco final que haga que este tipo de técnicas salgan a la primera. Por lo tanto, pongámonos al asunto sin más dilación. Empezamos, no? Sigue leyendo

Del laboratorio a la cocina, un breve repaso a la técnica de la liofilización.

En mi personal afán por transformar la encimera de la cocina en una poyata de laboratorio, los botes de condimentos, especias y sal por botes de reactivos y/o las cacerolas, sartenes y demás utensilios en matraces, probetas y/o espátulas, era de recibo volver a hacer un repaso a otra de las técnicas (dejo aquí el recuerdo de la primera, la del baño María) que comparten laboratorios y cocinas. Quizás no sea tan habitual como la del baño María, pero sí es una técnica muy empleada en uno de los desarrollos de la tecnología alimentaria que más ha salvado vidas, la conservación de los alimentos. La técnica en cuestión no es más ni menos que la liofilización, un palabro un poco técnico, con mucha enjundia detrás pero de fácil reproduccibilidad si se cuenta con los instrumentos adecuados. Si queréis saber que es, que ciencia se esconde detrás, su desarrollo histórico, la ambigüedad de su uso entre laboratorios y cocinas y su empleo en la industria alimentaria y la nueva gastronomía o “nouvelle cousine”…Seguid leyendo!  Sigue leyendo

Química a lo DJ: la cromatografía, la técnica analítica más remasterizada.

Han pasado varios meses desde la última entrada dedicada al repaso histórico de las principales técnicas y tecnologías que se emplean en los laboratorios, así que era de recibo escribir una entrada sobre ello. En este caso me he decantado por una de las técnicas analíticas que más variantes o subtipos tiene (de ahí el título de la entrada, como las canciones más populares donde los DJs hacen remixes de los remixes) y que además, su origen tiene más proximidad con el ámbito biológico que con el químico (ahí reivindicando la profesión). Hablo, claro está, de la cromatografía. Si quieres saber un poco más sobre la historia y particularidades de esta técnica cromatográfica, ya sabes… Sigue leyendo! 

Sigue leyendo

De Sanger a NGS, breve historia de la secuenciación del DNA.

Empezamos un nuevo año en el blog con una entrada que ya debía haber escrito en algún momento a lo largo del año que recién hemos dejado atrás y que, cómo bien se define este espacio, forma parte de esa pequeña sección que es a gusto del consumidor. Me refiero, claro está, a la historia de la ciencia y dado que, por cuestiones laborales, participo desde muy cerca en todo el procesamiento y protocolo de secuenciación genética y del DNA, era buena hora de dedicarle un pequeño repaso a toda la evolución histórica que han sufrido las técnicas que han permitido leer el gran libro de la vida, nuestro DNA. Si quieres saber más, ya sabes que tienes que hacer…Empecemos, pues!

sequence

Sigue leyendo

Fenilcetonuria (PKU), la aminoacidopatía congénita que marcó el origen del screening neonatal

Después de un (nuevo) parón obligado por circunstancias varias, retomo las entradas del blog con la revisión sobre una de las enfermedades relacionadas con la nutrición que más me ha llamado la atención, desde que tengo constancia de ella. Fue a raíz de la consumición durante un tiempo de unos yogures desnatados de cierta marca ampliamente conocida (Sveltesse de Nestlé, concretamente), donde entré en contacto con lo que era la fenilcetonuria (PKU) en profundidad (Nota: he de reconocer que en la carrera, en las asignaturas de bioquímica clínica y regulación metabólica, también la tratamos, pero muy por encima). A raíz de leer en la información nutricional de los envases de los yogures la frase “Contiene fenilalanina“, me entró la curiosidad acerca del motivo de tal declaración nutricional y al buscar información al respecto, esta enfermedad metabólica volvió a aparecer en la maraña de conocimiento general que intento mejorar día a día. Desde aquel momento y a raíz de la creacción del blog, me prometí escribir una entrada sobre ella y aquí estamos, intentando dar un aporte o visión diferente a todo lo que se ha escrito y difundido sobre esta enfermedad. ¿Me acompañas?

1908010_1424711741270

Sigue leyendo