Nutri-Recetas VII: Ensalada de alubias caupí o carilla.

Vuelve al blog, una de sus espacios más gastronómicos, la sección de nutri-recetas. En esta ocasión, y dada la época en la que nos encontramos, vuelvo a compartir con tod@s vosotr@s, una de las recetas de ensalada más ricas que conozco y (por que no decirlo), más fáciles y saludables. La primera la tenéis aquí. Ahora toca dedicarle espacio, a las ensaladas de legumbres, en concreto, a las alubias/habas/judías caupí o careta/carilla, unas grandes desconocidas para el total de los mortales y sin embargo, una de las legumbres más suaves y sabrosas jamás cocinadas. Se trata de una receta que, como otras que se han compartido en el blog con anterioridad, puede ser totalmente vegana, ovolactovegetariana (como la presentación que os comparto) u omnívoras (cómo habitualmente, las consumo yo). Así que, primero un pequeño repaso a estas legumbres tan poco conocidas por estos lares y finalmente, la receta.

Alubia caupí o carilla

Las alubias carilla o caupí (Vigna unguiculata subsp. unguiculata) son unas leguminosas de la familia de las fabáceas (igual que las judías o los guisantes), que según la región en la que nos encontremos, reciben diferentes nombres; feijão fradinho (portugués), black eyed peas o cowpea (inglés) o chawli (indio). Las plantas de estas alubias, son herbáceas anuales, trepadoras y presentan granos de tamaño entre 4 a 8 mm de largo y 3-4 mm de ancho (un poco más pequeñas que las restantes alubias), se caracterizan por presentar una mancha de color negro en la parte central (en el hilo de la semilla o zona de unión de ésta, al tallo) que, le da el aspecto particular de «carilla» u «ojo», de ahí su nombre común. Por su alta tolerancia a la sequía, al calor, a la sombra (compatible como cultivo intercalado con el maíz, el mijo, el sorgo, la caña de azúcar y el algodón), su resistencia a suelos de pH alcalinos y pobres en nutrientes, así como, su alta capacidad de fijación del nitrógeno atmosférico por sus nódulos rizoides (importancia como cultivo de rotación o de abono), estas alubias carilla, suponen uno de los cultivos más importantes de las principales regiones tropicales del mundo. Sigue leyendo

Anuncios

Nutri-Recetas V: Coles de Bruselas con avellanas.

Regresa una vez más al blog, la sección nutri-recetas siendo en esta ocasión las protagonistas, unas de las verduras de temporada que más controversia genera entre los comensales: las coles de Bruselas. La receta que os comparto, es apta para todo tipo de público, de muy fácil y rápida preparación (es simple, simple) y según opinión de mi paladar, una de las mejores presentaciones culinarias que pueden tener las coles de Bruselas. Sin más dilación, os dejo primero como es costumbre, un pequeño repaso a estos mini-repollos y finalmente, la receta. Estoy casi al 100% segura, que si la probáis, dejaréis a vuestros comensales enamorados para siempre de estas verduras tan “riquiñas” que diríamos los gallegos. Allá vamos!!

Coles de Bruselas

Las coles de Bruselas (Brassica oleracea var. gemmifera) es una verdura perteneciente a la familia de las crucíferas (como el brécol, el repollo, la col, la col riza, etc), que recibe este nombre tan propio, por la localización de sus primeros cultivos en el norte de Francia y Bélgica, cerca de Bruselas, allá por el siglo XVI. Aunque su apariencia nos puede recordar a unos pequeños repollos, lo que en realidad son las coles de Bruselas, es que son ramilletes de yemas hinchadas, de entre 2 a 5 centímetros de diámetro y de coloración verde, que crecen sobre el tallo de la planta y cuyas hojas, se disponen una sobre otra en una forma ovalada, similar a la de un repollo. Las coles de Bruselas, se caracterizan por su sabor intenso, con un cierto gusto amargo o acre característico pero también con un ligero toque dulzón. Sigue leyendo