De la vaca a los desayunos de todos los días : los pasos del procesado de la leche de consumo.

Estamos tan acostumbrados a abrir la nevera y coger el brick de leche, que lo raro sería que, como hacían antiguamente, tuviéramos que coger un cubo, ir al establo y ponernos a ordeñar una vaca. Parecerá algo muy lejano en el tiempo, pero no es así, solo que debido a los diversos avances tecnológicos, tanto en el procesado de ordeño como en la higiene alimentaria, hemos pasado de tomar la leche casi directamente de la propia vaca a poder envasarla y mantenerla en la nevera para poder consumirla en cualquier momento.

El primero que permitió que el consumo de la leche pudiera realizarse sin ningún riesgo para la salud y que tuviera el añadido de considerarse leche fresca, fue Louis Pasteur. De hecho es gracias a su nombre como es conocido uno de los tratamientos a los que se somete la leche, el conocido proceso de la pasteurización del que hablaré más adelante. Pero hoy en día, para que la leche pueda ser consumida a grandes escalas, son necesarios más pasos en el procesado de la leche.  A continuación os explicaré, los principales pasos del procesado de la leche de consumo

La leche una vez obtenida por ordeño, debe mantenerse o ser transportada en recipientes a temperaturas bajas o muy bajas para evitar la proliferación de microorganismos, y luego debe sufrir una serie de tratamientos para garantizar su perdurabilidad en el tiempo. Estas transformaciones serán, ordenadas secuencialmente, las siguientes:

Sigue leyendo