Los minerales clave en la enfermedad renal crónica (ERC/ERCA): el potasio y el fósforo (I)

Por motivos personales cercanos relacionados con la enfermedad renal, llevaba un tiempo con idea de recopilar las principales visicitudes que, en materia de dietoterapia, requieren los enfermos renales crónicos sobre todo, en su etapa avanzada o de prediálisis. Además de la cantidad de proteínas, de vitamina D, de hierro, calcio y/o agua, otros dos minerales como el potasio y el fósforo, desempeñan un importantísimo papel dietético en el tratamiento de las enfermedades renales crónicas. Dada su importancia como micronutrientes tanto a nivel fisiológico como a nivel dietético (no sólo para personas con enfermedad renal), considero que es importante proporcionar un pequeño repaso sobre los principales aspectos del metabolismo del potasio y del fósforo, para arrojar más información acerca de su papel en la enfermedad renal. Por el gran volumen de datos y conceptos que hay que manejar, trataré de hacer unas reseñas por separado; la primera, dedicada al potasio, y la segunda, al fósforo. Vayamos pues, con el metabolismo del potasio y su importancia en la enfermedad renal.

ERC y potasio

Sigue leyendo

Anuncios

Magnesio, el mineral desconocido que debes tener muy en cuenta en tu dieta.

Normalmente cuando se habla de alimentación se mencionan mucho a los hidratos de carbono, las proteínas y/o las vitaminas, pero… ¿y los minerales?. Si bien es cierto que los más conocidos son el calcio y el hierro, los restantes no dejan de ser menos importantes. Por eso, hoy le dedico la entrada al magnesio, un mineral que normalmente no suele tener mucha cabida en las recomendaciones nutricionales pero que, desempeña importantes funciones biológicas.

El magnesio, cuyo símbolo químico es Mg, es uno de los minerales más abundantes en el cuerpo humano (la cantidad observada en un cuerpo humano adulto equivale a 25 gramos) además de considerarse el segundo catión (en forma iónica con carga positiva) más importante que participa en las reacciones celulares y metabólicas.

La mayor parte del magnesio (50-60%) se encuentra formado parte de la estructura ósea, participando también en la procesos de intercambio iónico entre el hueso y el resto de tejidos así como regulando la osificación y el equilibrio fosfo-cálcico (permite la fijación de calcio y evita su acumulación en cálculos) . El resto de calcio forma parte de tejidos blandos donde realiza numerosas e importantes funciones, tales como:

Sigue leyendo