El metabolismo del alcohol y su enzima “chivata”, la GGTP

Aquí llega otra entrada más al blog, esta vez, dedicada a un aspecto a medias entre la bioquímica clínica y el estudio del metabolismo celular. ¿Quién no se ha preguntado porque a unas personas les sienta mejor el alcohol que a otras? ¿Es cierto que determinadas etnias poblacionales tienen diferente grado de aceptación del alcohol? Gracias al estudio del metabolismo del alcohol que ingerimos en sus diferentes vertientes (bebidas espumosas, bebidas espirituosas, vinos, cervezas, cócteles, combinados, etc) podremos dar respuesta a estas cuestiones, a la vez que, añadiremos el papel que desempeña en dicho metabolismo, la enzima GGTP, una transpeptidasa que llamó mi atención cuando cursaba la asignatura de bioquímica clínica, ya que desempeña un papel muy importante en la determinación biológica del consumo de alcohol o del alcoholismo. Parafraseando a Steve Wonder: Si bebes… Sigue leyendo!!!

Campaña DGT Steve Wonder

El alcohol, a diferencia de otros compuestos que ingerimos a través de los alimentos, no requiere una digestión o transformación completa; es absorbido desde el duodeno para pasar, a través de la corriente sanguínea, al hígado dónde el 95% será metabolizado por acción de las enzimas alcohol deshidrogenasa (ADH) y aldehído deshidrogenasa (ALDH). El 5% restante se elimina por orina, sudor y en la forma de alcohol expirado (detectado por el alcoholímetro).

El primer paso del metabolismo del alcohol consiste en la oxidación en el hígado, del alcohol (etanol o C2H6O) que, al oxidarse, se transforma en acetaldehído por medio de la ADH. Este acetaldehído será también oxidado, dando lugar a acetato por acción de la ALDH. En tejidos extrahepáticos, el acetato se oxida requiriendo Acetil CoA, molécula clave para el metabolismo celular, estableciendo una conexión con el ciclo de Krebs y la producción de energía celular. Como resultado de estas oxidaciones, se produce una acumulación de NADH y un déficit relativo de la coenzima NAD, que se transforma en NADH (lo mismo que ocurría en la fermentación alcohólica de las levaduras). Esta alteración del ratio NADH/NAD+, ocasiona a su vez una serie de inhibiciones en otras rutas metabólicas, originando a nivel global y en casos de alcoholismo crónico, estados de acidosis metabólica, hipoglucemia (no se forma tanta glucosa por medio de la gluconeogénesis) hipertrigliceridemia, hiperlipoproteinemia (se potencia la lipogénesis), hipoproteinemia, hipovitaminosis (sobre todo de la vitamina B12 y B1) y aumento de la diuresis.

Todas estas reacciones del metabolismo del alcohol, suceden a un ritmo constante equivalente de forma aproximada a una copa por hora; si esta relación se altera, el metabolismo del alcohol se ve modificado provocando, una serie de efectos nocivos en el organismo o incluso, sobre el porcentaje que se elimina por orina, sudor y aire exhalado, una acumulación por su inhibición. Las razones de porque suceden estos efectos son:

Sigue leyendo

El metabolismo del sorbitol, el E-420 de los chicles sin azúcar.

¿Eres una persona que consume muchos chicles o caramelos sin azúcar? Si la respuesta es sí, seguro que ingerirás el edulcorante conocido como sorbitol o E-420.

El sorbitol, es un alditolpolialcohol o alcohol polihidríco de azúcar (debido a la disposición de los grupos hidroxilo en su fórmula estereoquímica, la representación espacial de los átomos presentes en sus moléculas) que se utiliza como edulcorante alternativo en numerosos alimentos, siendo los más habituales los chicles y caramelos sin azúcar así como otros alimentos dietéticos. Se engloba dentro de los edulcorante naturales ya que se obtiene por una reacción de reducción de la glucosa en las células, encontrándose así en organismos superiores como ciertas especies de algas, hongos, plantas superiores y tejidos animales. Se utiliza como edulcorante porque presenta ciertas características que lo hacen un óptimo sustitutivo de los azúcares, siendo las más destacables las siguientes:

– su alto poder edulcorante: alrededor de un 60% respecto al poder edulcorante de la glucosa. Esto permite que se obtenga un sabor “más dulce” utilizando una menor cantidad de producto, lo que conlleva numerosas ventajas a la hora de definir las calorías del producto alimenticio final.

Sigue leyendo