Mujeres de ciencia (II): Gerty Cori, la reina del glucógeno.

Nada mejor para cerrar este año en el blog, que retomar la sección de mujeres de ciencia, iniciada con Harriette Chick, con otra científica de la que podría aplicarse el dicho ése que dice “detrás de todo hombre, siempre está una gran mujer“. Hablamos en este caso de Gerty Cori, esposa y compañera de Carl Cori, quien a pesar de sus amplias aptitudes y conocimientos, así como del enorme y constante apoyo de su marido, tuvo que luchar por hacerse un hueco y ser reconocido su trabajo propio y en colaboración con su esposo. Os recomiendo la lectura de esta entrada, por múltiples y variadas razones, pero quizás destacaría una por encima de las demás; esto es, el amor y respeto entre dos profesionales de la ciencia, unidos además de por las afinidades y los sentimientos personales, por su gran pasión por la ciencia y el conocimiento. Logo Mujeres de la Ciencia Unesco - Loreal

Sigue leyendo

Intolerancia a la fructosa, una paradoja del metabolismo de los hidratos de carbono.

Todo el público en general sabe que, si consume azúcar, la consecuencia más directa es que los niveles de glucosa en sangre se eleven tras las dos horas posteriores a su ingesta. Sin embargo, esto no sucede en casos donde claro está, el metabolismo de los hidratos de carbono presenta uno u otro tipo de alteración. En este sentido, llama mucho la atención el caso de las fructosemias o intolerancias a la fructosa, alteraciones  de origen genético o multifactorial del metabolismo de la fructosa donde las personas que la padecen sufren hipoglucemias de diferente grado de intensidad así como otros síntomas, tras la ingesta de ciertos hidratos de carbono.

La fructosa es un monosacárido, componente básico de la sacarosa o azúcar común, de tipo cetohexosa, característica estructural que hace que la ruta metabólica que sigue para su metabolización, sea distinta al resto de los hidratos de carbono. Se encuentra de forma natural en múltiples frutas, algunos vegetales o en la miel unida a la glucosa formando el azúcar común o sacarosa. Los órganos principales donde tiene lugar el metabolismo de la fructosa son el hígado, el músculo, el intestino delgado y en menor medida el riñón. El 52% de la fructosa se descompone como glucosa, el 18% en forma de lactato y piruvato y el 8% en forma de glucógeno. El 22% restante se presenta en forma de triglicéridos, dióxido de carbono, cuerpos cetónicos, glicerol y sorbitol. Aunque su metabolismo no requiere de la participación de la insulina como hormona reguladora, si será necesaria si la fructosa es utilizada por tejidos periféricos después de su conversión a glucosa en el hígado.Fructosa

Una vez hidrolizada por medio de la isomaltasa presente en el intestino delgado, la fructosa ingerida es transportada directamente hacia los hepatocitos (células del hígado) donde a través de transportadores GLUT-5 (transportadores de glucosa tipo 5) pasa hacia el citosol, donde es fosforilada por medio de la enzima fructoquinasa (FK) a fructosa 1-fosfato. Esta fructosa 1-fosfato puede seguir tres vías distintas:

Sigue leyendo