Cuando los micronutrientes se bioacumulan (III): la hemocromatosis.

Cuando comenzó esta “mini-sección” con esencia propia, hubo una persona que me solicitó que en algún momento tratara el tema de la hemocromatosis, esa patología donde el hierro se bioacumula y ocasiona, como muchas otras enfermedades, muchos problemas en nuestro organismo. Recordaros que hace un tiempo ya hablamos del metabolismo del hierro en esta entrada, donde sobre todo estuvimos repasando las diferencias entre los tipos de hierro existentes, su biodisponibilidad y los alimentos que nos proporcionaban ambos tipos de hierro. Tened a mano esa entrada porque seguro que nos hará falta cuando intentemos arrojar un poco de luz al tratamiento terapéutico de la hemocromatosis. Así que sin más, vayamos a saber en qué consiste esta patología acumulativa de micronutrientes y cómo podemos vivir con ella… Ya sabes… Sigue leyendo!

Sigue leyendo

El metabolismo del sorbitol, el E-420 de los chicles sin azúcar.

¿Eres una persona que consume muchos chicles o caramelos sin azúcar? Si la respuesta es sí, seguro que ingerirás el edulcorante conocido como sorbitol o E-420.

El sorbitol, es un alditolpolialcohol o alcohol polihidríco de azúcar (debido a la disposición de los grupos hidroxilo en su fórmula estereoquímica, la representación espacial de los átomos presentes en sus moléculas) que se utiliza como edulcorante alternativo en numerosos alimentos, siendo los más habituales los chicles y caramelos sin azúcar así como otros alimentos dietéticos. Se engloba dentro de los edulcorante naturales ya que se obtiene por una reacción de reducción de la glucosa en las células, encontrándose así en organismos superiores como ciertas especies de algas, hongos, plantas superiores y tejidos animales. Se utiliza como edulcorante porque presenta ciertas características que lo hacen un óptimo sustitutivo de los azúcares, siendo las más destacables las siguientes:

– su alto poder edulcorante: alrededor de un 60% respecto al poder edulcorante de la glucosa. Esto permite que se obtenga un sabor “más dulce” utilizando una menor cantidad de producto, lo que conlleva numerosas ventajas a la hora de definir las calorías del producto alimenticio final.

Sigue leyendo