El mito sexual de la cocina: los alimentos afrodisíacos.

A punto de cumplir el segundo año, este espacio toca uno de los temas más candentes (y nunca mejor dicho) de la ciencia gastronómica: la existencia, con fundamento científico, de alimentos con carácter afrodisíaco. Desde hacía un tiempo, tenía en mente tratar este asunto, pues no son pocas las personas que, ante una mariscada o un determinado alimento de origen exótico, divulgan a quién les quiera oír (y creen a pies juntillas, en la mayoría de los casos), todas sus excelencias como afrodisíacos. Por esa razón y para que nadie se lleve posibles futuras desilusiones amatorias, voy a tratar de darle un poco más de luz al asunto, repasando lo que dice la ciencia sobre estos alimentos tan lujuriosos.

– “En el amor, como en la gula, el placer es una cuestión de máxima precisión” –  Italo Calvino

Alimentos afrodisíacos

Se define afrodisíaco (del latín aphrodisiăcus), como aquello que excita o estimula el apetito sexual. Por tanto, un alimento afrodisíaco, será aquel que, al consumirse, creará o despertará el apetito sexual (no mejorará ni la capacidad ni el rendimiento sexual). Esta definición es muy importante, puesto que en ella, radica la causa de que los alimentos afrodisíacos sean considerados, más mito que realidad pura y dura.    Sigue leyendo