Mujeres de Ciencia IX: Doris Howes Calloway, la nutricionista que luchó por una alimentación igualitaria tanto en género como en estatus socioeconómico

Hace ya más de una año y medio que no volvía a escribir en este espacio del blog, dedicado a muchas de las mujeres dedicadas a la ciencia de la alimentación, la nutrición o cualquiera conocimiento que nos ha permitido mejorar nuestra dieta o nuestros hábitos alimenticios. Y sin duda, la protagonista del Mujeres de Ciencia de hoy, es un buen ejemplo de todo esto. Si queréis conocer el motivo que me ha llevado a dejar por escrito parte de su vida y obra, ya sabéis… Seguid leyendo!

Doris Howes Calloway nació un 14 de febrero de 1923 en la ciudad de Canton (Ohio), fruto del matrimonio de un juez especializado en investigación criminalística y una detective privada de la Agencia Nacional de Detectives Pinkerton (precursora del USSS), Doris creció rodeada de métodos y técnicas de observación e investigación, que en sus propias palabras, luego le serían de gran utilidad para su profesión académica. Durante su infancia y adolescencia, acudió a numerosas escuelas públicas de Easton Canton, saltándose dos grados en la escuela primaria y gradúandose con 16 años con las mejores cualificaciones académicas en la escuela secundaria de entre más de 1300 estudiantes. En principio, su idea era estudiar Medicina en una de las grandes universidades del estado, pero tras quedarse huérfana de padre a la edad temprana de 3 años, la economía familiar no podía hacer frente a tal acontecimiento. Por ello, Doris solicitó y consiguió una beca para estudiar en la Universidad Estatal de Ohio, en la que entró en 1939 para estudiar la licenciatura en Nutrición y Dietética. En 1942, un año antes de su graduación como licenciada en Nutrición y Dietética, Doris se quedaba huérfana total al perder a su madre. Por parte de la Universidad Estatal de Ohio, se le ofreció a Doris hacer un doctorado en Química Fisiológica, hecho que rechazó por una estadía como becaria predoctoral en el Hospital Johns Hopkins de Baltimore (Maryland).

Como estaba teniendo lugar la II Guerra Mundial, Calloway decidió unirse a un proyecto de investigación cuyo objetivo principal era el de estudiar si la ingesta de proteínas en la dieta y la realización de actividad física podrían acortar el tiempo de convalecencia después de una cirugía. Este estudio pertenecía al departamento del Ejército americano dentro de la facultad de Medicina de la Universidad de Illinois (Chicago), donde Doris comenzó su carrera investigadora al matricularse en el programa de postgrado de la misma universidad. Durante la realización de su tesis doctoral y su estancia como investigadora en la Universidad de Illinois, conoce a su primer marido Nathaniel Ogelsby Calloway con quien se casaría en 1946 y tendría su primer hijo, un año antes de terminar su doctorado en Nutrición en 1947, sólo tres años después de iniciar sus estudios de doctorado. Durante este tiempo sus estudios se centraron en el metabolismo del nitrógeno y la restricción energética, además del proyecto inicial que le llevó a iniciar su carrera académica gracias al cuál hoy en día se considera como práctica post-operatoria común, el hecho de comer al poco de realizarse la operación y realizar alguna actividad física ligera, mejoraba la tasa de recuperación. Con todo ello, junto con el hecho de ser madre de dos hijos durante este período, se demuestra la gran capacidad de trabajo, disciplina y organización que caracterizaba a Doris Howes Calloway.

De 1948 a 1951, fue nutricionista consultora en Medical Associates of Chicago . Luego se mudó al QM Food and Container Institute, donde fue nutricionista de 1951 a 1958, jefa del laboratorio de metabolismo de 1958 a 1959 y jefa de la rama de nutrición de 1959 a 1961. Mientras estaba en QM, trabajó con el Ejército de los EE. UU., donde comenzó a estudiar los efectos protectores de ciertos alimentos y su calidad nutricional frente a la exposición a la radiación (sobre todo al efecto de la lluvia radiactiva), como por ejemplo la calidad nutricional de la carne de pavo cuando se usaba como pienso en animales de experimentación o el efecto de los glucosinolatos del brécol frente los efectos carcinógenos de la exposición de la radiación en hámsters. Mientras Doris no dejaba de sumar reconocimientos y logros a su labor investigadora, su matrimonio hacía aguas, terminando por divorciarse de su primer marido en 1956.

Cuatro años más tarde, en 1960 Doris Calloway es reclamada por Instituto de Investigación de Stanford en la ciudad de Menlo Park (California) para ser presidenta de su Departamento de Ciencia de los Alimentos y la Nutrición. Es durante esta estancia cuando entra en contacto con la NASA y desarrolla sistemas especiales de envasado de alimentos apropiados para los viajes espaciales (uno de ellos es el primer zumo de naranja liofilizado, que daría lugar luego a lo que conocemos hoy como “Tang”), estudió posibles efectos de varios tipos de alimentos y dietas sobre la producción de gases intestinales (investigación que le valió una publicación en la revista Nature), sobre la utilización de microorganismos (algas, levaduras o bacterias, en especial la Hydrogenomonas eutropha, en la que la NASA tenía especial interés) y fundamentalmente, constituyó la base de los primeros estudios para el diagnóstico de la intolerancia a la lactosa, entre otros.

En 1962, Doris Howes Calloway es contratada como profesora adjunta de Dietoterapia en el Departamento de Ciencias Nutricionales de la Universidad de Berkeley (California), lugar en el que desarrollaría el resto de su trayectoria profesional. Junto con el médico y profesor, Sheldon Margen, constituyeron desde 1964 el conocido como “Penthouse“, una instalación derivada de las oficinas del Departamento de Economía Doméstica de la universidad (fundado por nuestra anterior mujer de ciencia, Agnes Fay Morgan), para realizar estudios metabólicos. Investigaron sobre todo los requerimientos humanos de nitrógeno y aminoácidos (esto demostró que se mucha de la proteína que se consumía se excreta, observado a través de la realización de unos experimentos muy escrupulosos en cuanto a detalle de los resultados obtenidos se refiere) y de nuevo, estudios sobre la alimentación espacial.

Es aquí donde destaca su papel de nutricionista se centró en la alimentación de la mujer, ya que muchos de sus estudios versaban sobre requerimientos de nitrógeno, proteínas y energía sobre las mujeres en período de gestación, mujeres de la tercera edad y sobre todo, los requerimientos proteicos y energéticos establecidos en las mujeres cuando estas se encontraban en su ciclo de menstruación (sobre todo, en lo referido a los efectos de la menstruación en las tasas metabólicas basales en mujeres alimentadas con dietas adecuadas o con restricción energética). Todos estos trabajos de 17 años de duración sirvieron, junto con las colaboraciones con otros compañeros del MIT, para establecer estándares de ingesta y acciones apropiadas para lidiar con la desnutrición proteico-energética existente en todo el mundo y establecer las conocidas hoy en día como RDA (raciones díarias recomendadas).

De forma paralela, Calloway estudió el efecto de la ingesta energética inadecuada y la consiguiente pérdida de peso sobre las hormonas sexuales y la función gonadal en hombres y mujeres, así como los efectos sobre el correcto desarrollo cerebral y el rendimiento cognitivo. En este último caso, fue incluso muy crítica con el Plan de Alimentos Económicos del USDA destinado sobre todo a etnias norteamericanas, como los nativos americanos de las reservas de Arizona o los trabajadores agrícolas migrantes. Por todo ello, Doris Howes Calloway sirvió en el Comité de Asignaciones Dietéticas de la Junta de Alimentos y Nutrición de NAS / NRC durante el período de 1969 a 1974 y desempeñó el papel de Editora del Grupo de Expertos FAO / OMS / UNU de 1981 sobre Requerimientos de Energía y Proteínas.

En 1981 se casa con el también nutricionista e investigador, Robert Nesheim, vicepresidente de ciencia y tecnología de los alimentos de Quaker Oats en Chicago, con el que mantuvo hasta el año 1983 una relación a distancia. Es durante esta última etapa de su vida, cuando sus líneas de investigación se centraron fundamentalmente en las consecuencias funcionales de la desnutrición, tanto a nivel de la enfermedad, la reproducción, la función cognitiva, el rendimiento del trabajo y los hábitos sociales así como, del comportamiento. Gracias los fondos obtenidos por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, creó conjuntamente la base de datos de nutrientes conocida como UCB Minilist y desarrolló el programa de apoyo a la investigación colaborativa sobre nutrición y función humana. La base fundamental de este proyecto fue que el desarrollo económico sostenido no puede ocurrir en los países subdesarrollados sin mejorar el estado nutricional de los pobres, observándose evidencias en el caso de déficits de micronutrientes esenciales (sobre todo de hierro, zinc, vitamina B12 y B6) y/o de suplementaciones satisfactorias. Se demostraba así que muchos países, carecían de la información necesaria y la autoridad para implementar mejores decisiones con respecto a la elección de alimentos. Este programa, conocido como CRSP, sentó las bases para la política internacional de alimentación y nutrición.

Los hallazgos de la investigación de doctora Doris Howes Calloway, tuvieron un efecto sustancial en la nutrición; condujeron a nuevos conceptos, que a su vez llevaron a nuevos programas y políticas. Por ello, Calloway fue elegida miembro del Instituto Americano de Nutrición y como miembro del Instituto de Medicina de NAS. A su vez , fue galardonada con el premio “Hombre del año (si, tal cual como lo lees), por el Instituto de Alimentos de las Fuerzas Armadas, el premio Conrad Elvehjem, el premio Bristol-Myers Squibb / Mead Johnson por logros distinguidos en investigación nutricional, el premio Internacional de Nutrición Edna & Robert Langholz (1997) y el Berkeley Citation. Fue presidenta y secretaria de la Sociedad Estadounidense de Ciencias de la Nutrición, miembro de los Comités Ejecutivos de FASEB y de la Junta de Alimentos y Nutrición, y de los Consejos Asesores del Instituto Nacional de Artritis, Metabolismo y Enfermedades Digestivas, el Instituto Nacional de Envejecimiento, Centro Internacional de Mejoramiento del Maíz y el Trigo, el Departamento de Agricultura de los EE. UU., la Unión Internacional de Ciencias de la Nutrición, la Academia Nacional de Medicina, el Consejo de Biología Humana, consultora de la ONU y del Programa Nacional de Nutrición Pew. Fue nombrada “doctor honoris causa” por la Universidad Tufts en 1992 y en 1999, en la Universidad de Berkeley se creó una cátedra con su nombre.

Su papel por demostrar la igualdad no sólo a nivel de la nutrición, también quedó reflejado con el hecho de ser la primera rectora de las escuelas y colegios profesionales en UC Berkeley de 1981 a 1987, que contrató a una mujer como Decana de la Escuela de Salud Pública y a la primera afroamericana como Decana de la Escuela de Educación. Además de todo ello, escribió más de 100 artículos académicos y coescribió o editó varios libros, incluidos “Nutrición“, “Ecología humana en vuelos espaciales” y “Manual de fisiología”.

Tras su jubilación en 1992, fue profesora emérita hasta casi el final de sus días e incluso fue invitada a impartir la Conferencia de Investigación de la Facultad de UC Berkeley. Esa conferencia recibíó el título de “Mantener un equilibrio”, que resumía su compromiso de equilibrar su trabajo científico y administrativo con sus valores personales de rigor, honestidad, objetividad, integridad e igualdad humana.

Doris Howes Calloway muríó el 31 de agosto de 2001 en Seattle (Washington), después de una larga batalla contra la enfermedad de Parkinson.

Qué perfil de mujer tan interesante, verdad? Cada vez que buceo un poco en el mundo de las mujeres que dedicaron su vida a la investigación sobre la alimentación y/o la nutrición humana, descubro perfiles increíbles. En este caso, claramente una mujer adelantada a la época que le tocó vivir y con las ideas muy claras. Espero que os gustara la entrada, tanto como a mi escribirla.

¡Nos “leemos” en la próxima entrada!
TatianaDC

Fuentes:
http://academic.oup.com/jn/article/133/7/2113/4688345
http://academic.oup.com/jn/article/133/11/3693/4817961
http://texts.cdlib.org/view?docId=hb987008v1&doc.view=frames&chunk.id=div00008&toc.depth=1&toc.id=
http://www.berkeley.edu/news/media/releases/2001/09/05_callo.html https://www.sfgate.com/news/article/Doris-Howes-Calloway-pioneer-role-in-nutrition-2882322.php
http://www.nytimes.com/2001/09/09/us/doris-calloway-dies-at-78-helped-set-nutrition-standards.html
http://journals.sagepub.com/doi/pdf/10.1177/156482650202300214
http://www.latimes.com/archives/la-xpm-2001-sep-10-me-44170-story.html
http://www.internationaldietetics.org/Newsletter/Vol16Issue1/Awards/Edna-and-Robert-Langholz-International-Nutrition-A.aspx
http://prabook.com/web/doris_howes.calloway/85361
http://en.wikipedia.org/wiki/Doris_Calloway

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .