Mujeres de ciencia (V): Marie Dye, pionera en la lucha por la igualdad en la educación y economía doméstica.

Entre que ha pasado casi un año desde la última entrada publicada y que próximamente tendrá lugar la iniciativa del 11 de febrero, Día Internacional de la mujer y la niña en la ciencia (más información sobre eventos y actividades que se van a llevar a cabo, pincha aquí), pues ya tocaba dedicarle una entrada a una de esas singulares mujeres de ciencia que por unas circunstancias u otras, tuvo que lidiar con muchos obstáculos y dificultades para llevar a cabo su labor profesional. Para esta ocasión, salgo un poco de la zona de confort habitual de la temática del blog para ahondar en otros aspectos relacionados con la alimentación y la nutrición, esto es, la economía y educación doméstica. De nada sirve saber lo que debes o no comer, si no sabes como gestionar y llevar a cabo una vida saludable, sea por que malgastas los recursos o por que no sabes aprovechar los tiempos y/o aptitudes necesarias para llevar bien tanto una alimentación saludable como un hogar, sin sufrir en el intento. Y en esto, tuvo mucho que decir la protagonista de esta entrada, que fue la pionera de una nueva era educativa. Si quieres saber más sobre ella, no dudes en continuar leyendo. Cargando entrada en 3,2,1….Marie Dye, nacida en 1981 en Chicago (Illinois, EE.UU.), donde realizó sus estudios medios y obtuvo su licenciatura en Ciencias por la Universidad de Chicago en 1914. Ocho años después, en 1922, obtiene su doctorado en ciencias de la nutrición (realmente en ese momento, esta ciencia no existía como tal sino que entraba junto con la ciencia y tecnología de los alimentos en lo que se conocía como “Home Economics), pasando a solicitar en 1923, una plaza como profesora asistente en nutrición en una de las facultades destinadas a estudios relacionados con la alimentación del Michigan Agricultural College, actual Michigan State University. Esto ya se considera un hito pues fue la primera mujer en solicitar y obtener una plaza como profesora asistente en esta institución. Los logros no cesaron, pues al año siguiente, era nombrada profesora asociada y de ahí, pudo obtar a conseguir la plaza de decana de la facultad de economía doméstica en 1930.

A su llegada al Michigan Agricultural College como profesora asistente y posteriormente como profesora asociada, sus principales objetivos fueron establecer una serie de líneas de investigación basadas en el campo de la nutrición y la tecnología alimentaria. Muestra de su ahínco y esfuerzo en el trabajo de investigación, destaca el hecho de que en 1925, fue la primera mujer en obtener una beca Purnell dentro del programa Purnell Act que le sirvió para financiar algunas de las líneas de investigación en las que trabajaba. De entre elas destacaban las líneas de investigación sobre nutrición en edades preescolares, así como de la importancia de la adecuada ingesta de alimentos ricos en vitamina C y vitaminas del grupo B. Marie Dye también destacó por su trabajo pionero en aspectos relacionados con la seguridad alimentaria y la tecnología alimentaria, como así atesoran alguno de sus trabajos sobre el cambio de coloración de frutas y vegetales tras su conservación y almacenamiento en estado de congelación, las cambios organolépticos observados en el tratamiento culinario de las carnes o el uso de las leches procesadas (desnatadas) o derivados en la cocina. Alguno de sus títulos son “The interrelationship of calcium, phosphorus and nitrogen in the metabolism of pre-school children” “The association of vitamin A with greenness in plant tissue. 3. Vitamin A content of asparagus grown under light of various qualities” o “The conjoint effects of varied intakes of thiamine and vitamin A on rats“.

La gran depresión de 1929 y los efectos socioecónomicos surgidos en la post-guerra de la II Guerra Mundial, favorecieron que el trabajo planteado por Marie Dye fuera considerado más allá de su comunidad académica, tanto a nivel nacional como internacional, pues suponía un gran avance con respecto al trabajo académico que estaban realizando por aquel entonces por mujeres, así como, por el enfoque tan directo e innovador que postulaba (a tener en cuenta que englobaba conceptos tales como educación del consumidor, la gestión institucional, el desarrollo infantil, la gestión del dinero o las relaciones familiares). De hecho, su llegada al decanato de la facultad de economía doméstica inicia lo que se conocería como “La era Dye“, en la cuál se instaba a cambiar la filosofía imperante entre la sociedad americana contemporánea, investigando y enseñando conocimiento sobre aspectos científicos cotidianos y además, ofreciéndose a mujeres y hombres de todas los orígenes, clases, etnias y religiones. Según las propias palabras de Marie Dye “La economía doméstica es la aplicación de la ciencia en el trabajo doméstico. Los estudios deben enfatizar en la responsabilidad civil, moral y económica hacia el hogar individual, hacia la comunidad e instruir en el derecho del cuidado de la vida en el hogar. Hoy en día, lo que en su momento Dye y otras mujeres iniciaron como estudios en economía doméstica, ha sido englobado en otra disciplina que ahúna más conocimiento científico sobre, por y Epara la comunidad humana: la human ecology o ecología humana.

Además de su trabajo académico, Marie Dye durante su época como decana de al facultad de Economía doméstica, fundó lo que luego se conoció como “Spartan Cooperative Nursery School” en la Michigan State University, similar a las guarderías que conocemos hoy en día. Otras de sus actividades tuvieron lugar en el Comité del Gobernador sobre Intereses del Consumidor de la Consejo de Defensa de Michigan, fue presidenta Consejo de Defensa de Nutrición de Michigan durante la II Guerra Mundial así como de asociaciones de economía doméstica de Estados Unidos y Michigan. Marie Dye participó activamente en la Asociación Dietética Estadounidense, el Instituto de Nutrición, la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia, formó parte del consejo de administración de ciertos hospitales entre otros, y recibió varios honores, incluido el ser nombrada “doctor honoris causa” de la universidad donde desarrolló toda su actividad académica, Michigan State University. 

Tras su jubilación en 1956, se mudó a Winter Park, Florida (EE.UU.), su lugar de retiro desde donde escribiría su principal legado sobre economía doméstica, el libro “History of Department of Home Economics, University of Chicago“. Este trabajo junto con el de otras decanas en economía doméstica como Helen LeBaron, Helen Canoyer o Grace Henderson entre otras, llevaron a que en 1957 constituyeran un grupo de presión que presentaran a las agencias federales implicadas, la creación de un instituto nacional, de forma similar al NHS que conocemos actualmente, que favoreciera la enseñanza y acceso a la investigación y/o mejora de la vida de las familias de la sociedad americana contemporánea, creando un programa de becas de estudios e investigación que solventaran los principales conflictos que existían y perduraban en la sociedad. Ya no sólo pretendían mejorar las tasas de mortalidad asociadas a enfermedades infecciosas de origen alimentario, mejorar los hábitos dietéticos y el estilo de vida imperante en el que el tiempo libre apenas se planificaba, así como el mal uso y gasto de los recursos alimentarios y del medio ambiente y de forma colateral, disminuir la ascendente delincuencia y analfabetismo juvenil, presente en ciertos grupos de la sociedad americana contemporánea. Sin embargo, a pesar de su entusiasmo en cambiar el giro de los acontecimientos y su esfuerzo e implicación, tuvieron que luchar contra las numerosas opiniones por parte de políticos e intelectuales de la época, parecidas al “mansplainning” actual, que provocaron que el grupo se disolviera poco después. No obstante, algo debió caer en saco roto, pues en 1963 surgió el “Vocational Education Act” en el que desarrollaron muchas de las ideas e intenciones planteadas por el grupo de Dye y colaboradoras. A pesar del avance, este no estuvo libre de nuevo de cuestiones relacionadas con el “mansplainning” que a su manera, era habitual de aquella época (consultar libro de la referencia).

Marie Dye falleció en 1974, en su casa de retiro en Florida (EE.UU.).

Y hasta aquí todo lo que pude encontrar de esta mujer pionera en la lucha por una adecuada educación de, por y para la comunidad. Es una verdadera pena que el papel desarrollado por esta y otras mujeres, apenas tenga repercusión y ya no hablo a nivel de su conocimiento a nivel global/cultural sino de la presencia de entradas y/o referencias bibliográficas sobre ellas en el vasto mundo de internet. Espero que a través de iniciativas como la del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, la situación cambie y podamos tener más acceso a perfiles como el de Marie Dye y otras grandes mujeres de ciencia “tapadas” para el gran público.

¡Nos “leemos” en la próxima entrada!                                                                                TatianaDC

Fuentes.                                                                                                                              Stage, S. & Vicenti, V.B. “Rethinking home economics. Women and the history of a profession” Cornell Universtity Press (1997) http://www.michiganwomenshalloffame.org/Images/Dye,%20Marie.pdf http://onthebanks.msu.edu/Object/1-4-14D6/dr-marie-dye-1930/  http://archives.msu.edu/findaid/ua17-14.html#ref5

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.