#MiprimeravezNaukas: crónica de la VI edición de los Sagan de la ciencia. Parte (II)

Si has llegado hasta aquí es por que has leído la primera parte (que no es breve, precisamente); si no es así, te aconsejo que lo hagas en este enlace. Por si continuas con ganas de saber lo que pasó en la segunda y última (lloremos tod@s juntos) sesión de Naukas Bilbao 2016, te aconsejo que sigas leyendo. Si te ha gustado la anterior, creo (y espero) que no te defraude esta nueva narración sobre lo que es vivir una experiencia como Naukas in situ. Nunca será lo mismo que asistir pero, como aún quedan un poco más de 300 días para que vuelva a convocarse y tengas la oportunidad de acudir (1 de cada 5 científicos lo aconsejan en su laboratorio), nada mejor que leer lo maravillosa que fue la edición del 2016. Nada, no me enrollo más y empiezo con lo importante. Empieza aquí la segunda parte … Naukas Bilbao 2016 loading again

Naukas BilbaoBilbao. 17 de septiembre. Hora: 8:35. Ubicación: Paraninfo de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU). Tras repetir los mismos pasos que en la ocasión anterior, me hallaba de nuevo ante la cola (en este caso, más abundante que la que se produjo a la misma hora el día anterior) con la mente puesta en el siguiente pensamiento: “Madre mía, para que luego digan que no interesa la ciencia. Son las 8 y pico de un sábado por la mañana y mitad de la cola, son jovenzuelos a los que no les ha importado madrugar un sábado para asistir a este evento. Esto en Galicia no pasa. Es el efecto Bilbao” En un momento dado, sacudí la cabeza dejando atrás esos pensamientos y me centré en observar el panorama. Como en el día anterior, poco antes de las 9.00 a.m. comenzaron a llegar los miembros de staff y ponentes y cuando me quise dar cuenta (pongamos que pasarían unos micronanosegundos) la cola ya comenzaba a serpentear en el interior del hall, producto del incesante caer de la lluvia sobre las inmediaciones de la ría del Nervión. Y yo pensaba de nuevo (es lo que tiene estar esperando en una cola, sin mucha batería en el móvil): “Osti tú, soy yo alguien de la organización y mi ego no cabe en todo Bilbao, de lo bien que hemos trabajado para conseguir estos resultados por parte del público. Eso es poder de convocatoria y el resto, tontería“. De nuevo un giro espontáneo de cabeza me quita de mi ensimismamiento y comienzo una charla trivial con los compañeros de cola. Entre comentarios varios acerca de su opinión sobre las charlas del día anterior, surge en la conversación el tema de que (ATENCIÓN Naukers y staff) por que no se hacía, aunque fuera previo pago, una reserva de asiento para así evitar la angustia vital que suponía llegar hasta allí, desde lugares dispares de la geografía española (en ese momento hablábamos desde Santiago de Compostela, Navarra y Santander) y no conseguir/poder entrar en la sala que acogía el conglomerado mayor de las charlas. Además se comentó también que el tema del streaming era muy mejorable y que las charlas Freak Science eran una muy buena opción, pero que lo malo del tema era que no eran grabadas (volvemos de nuevo al tema de la imposibilidad, por el momento, del desdoblamiento personal; tiempo al tiempo, señores). Entre medias de la charla, abrieron los accesos a la sala y entramos en la misma, adquiriendo en mi caso, un lugar de visibilidad bueno, aunque nada que ver con el del día anterior (subestimación por mi parte de la respuesta del público ante un sábado a primera hora de la mañana). De nuevo, como en la jornada anterior, el encargado de darnos la bienvenida y de dejar bien claro las condiciones de acceso a la sala fue Javier Peláez. Finalizado el período de acomodamiento, comenzaron las presentaciones de las primeras charlas de la sesión de la mañana.

En la sesión de mañana del día 17, el primer ponente en subir al escenario fue Carlos Briones con su charla “ ¿Qué hacéis todos vosotros ahí abajo?“. Tras una introducción “la venganza se sirve en plato frío” que nos sacó muchas risas, Carlos nos ofreció toda una clase magistral de lo que es la biogeoquímica como disciplina. No sabéis lo que hubiera dado yo porque en mis primeros años de facultad, hubiera tenido una charla/clase como esta en dicha asignatura. Me pareció un charla muy bien explicada, muy completa e interesante y por supuesto, preciosa. A mayores de todo esto, tuve el privilegio de tocar con mis propias manos un testigo de material extraído a más de 500 metros de profundidad del suelo (¡Gracias, Carlos por tu amabilidad siempre!); y yo que pensaba que la mayor parte de los testigos eran como rocas deshechas y resulta que no, que es un barrote macizo que pesa lo suyo, en el que pueden verse incluso las disposiciones de los minerales constituyentes de ese suelo, en ese caso, las piritas. Fascinada, es poco a como quedé tras la charla. El segundo ponente,  Eugenio Manuel Fernández Aguilar nos vino a contar en su charla “Sandman, tócala otra vez” que las tierras raras, la mayoría en su gran parte de los períodos excluidos de la tabla periódica, que ni son tierras, ni son tan raras (el caso de la piedra del mechero o el lutecio, importante en los PET-TAC) y que el conocimiento científico, va adquiriendo valor a medida que el tiempo pasa (muy chula su asociación con Casablanca y su canción mítica). Totalmente de acuerdo de que lo que nos enseñan en los libros de texto (y muchos profesores sin libro mediante, no olvidemos esa figura) es como un Sandman, aunque yo lo definiría como una casa (progreso científico) con unas buenas vigas (conocimiento científico), en la que poco a poco, podemos ir modificando el interior y construyendo las paredes y tejado poco a poco, modificando su estilo, su color y textura, pero en la que el armazón, si está bien construido, será el soporte de todo. Muy motivadora e inspiradora la charla. Tras Eugenio, llegó Sergio L. Palacios con su charla “Volando voy y casi no vengo porque en la gasolinera yo me entretengo“. De una manera muy didáctica y esclarecedora, utilizando para ello un ejemplo real (esto me gustó mucho), Sergio reivindicó que la simpleza de la ciencia (muchas veces ignorada por muchos de nosotr@s) es el germen de todo, tanto de la divulgación de la misma como del conocimiento del que hablaba antes Eugenio. Si yo fuera profesora de instituto, esta sería la charla que les enseñaría a todos aquellos que inician una nueva etapa en su enseñanza académica (y si me apuras, vital). Muy, muy grande el sentido de fondo de su charla. En cuarto lugar, vino la que para mí fue la charla más sorprendente y enriquecedora de todas las sesiones de Naukas 2016. El culpable, Ambrosio Liceaga y la charla, “El rey que creyó estar hecho de vidrio“. Fue casi que diría otra de mis charlas favoritas por, sobre todo, el enfoque de la charla en sí misma. A través de la historia del rey Carlos VI, considerado así mismo como el rey de cristal, Ambrosio nos introdujo de una manera sutil, elegante e increíblemente eficiente, la problemática científica y social de las personas con hipersensibilidad electromagnética. Maravillosa la exposición y sobre todo, la reflexión final sobre la empatía a la hora de abordar la ayuda a las personas afectadas. Grande, Ambrosio!! El quinto ponente de la mañana fue Carlos Chordá con la charla “Aproximadamente” en donde, nos enseñó

Autoria: @mlalanda

Autoria: @mlalanda

entre otras cosas, métodos de estimación de datos muy grandes como el problema de Fermi, la ecuación de Drake o la cámara de Neubauer. Utilizando los datos de partida y aplicando correctamente las unidades de medida, los alumnos de Carlos consiguieron estimar con una relativa precisión el número de células totales presentes en el organismo. Quizás me hubiera quedado sólo con la explicación del experimento final y reduciría ciertas partes de la introducción que, aunque sitúan la charla en un contexto, me parece que hacen serpentear un poco el entendimiento de la misma. Tras Carlos, llegó Eparquio Delgado con su charla “Improbable-mente” en la que, agradecimiento por delante (por las veces que he debatido este tema entre mis familiares), nos aclaraba todo aquello que rodea a la mente, desde el punto de vista conceptual, filosófica y fisiológicamente hablando. La que más me gustó fue la teoría que establece la relación entre la mente/procesos mentales y la autoconsciencia/interacción con el medio, tema harto complejo pero muy bien resumido, que favorece la discusión y/o la búsqueda de información a posteriori. De una charla intensa en cuanto a reflexión y debate pasamos a una charla que sin duda, además de la valentía propia, implica también una gran reflexión personal y comunitaria. Sin duda, ya no sólo en institutos, la charla de Oihana Iturbide, “Drogas y falsas promesas” debería ser de obligado visionado en todos los centros de menores, asociaciones de padres de alumnos, agrupaciones juveniles, secciones de las consejerías de juventud de las comunidades autónomas y otras organizaciones más cuyo nombre no me acuerdo. Además de la valentía a la hora de exponer su propia historia, lo que cuenta sobre la influencia del ritual sobre el efecto placebo y la reflexión final que deja caer sobre la eficacia de las vacunas antidroga y la responsabilidad moral por parte de los padres de vacunar a sus hijos con carácter preventivo (dejando de lado lo que implica a muchos niveles, asumir esa responsabilidad) es TRE-MEN-DO. Un tema durísimo, sin duda. En el octavo lugar, intervino Pablo Rodríguez con su charla “De profesión, futurólogo” en dónde, de una manera muy curiosa, nos hacía ver que aunque con ecuaciones como la de la 2º ley de Newton podemos dar respuestas sobre situaciones futuras en cualquier momento, la enormidad del universo, la incapacidad para medir la sensibilidad y la indeterminación natural, nos lo impiden. Ojo que eso no impidió que a partir de una dificultad surgieran posibles soluciones, esto es, nuevas disciplinas que se dedicaban a estudiar estas dificultades. Curiosa forma de explicar el origen de disciplinas como la física estadística, la mecánica cuántica o la teoría del caos y en definitiva, del papel de los científicos en el desarrollo y el progreso humano. A continuación y previa al descanso, disfrutamos de una gratificante entrevista a  Francisco Javier Cáceres (INEUSTAR, Industria de la Ciencia) y Raul Torres (PLD SPACE). En ella además de disfrutar de la maravillosa dialéctica de Francisco Javier sobre todo aquello que actualmente rodea al conocimiento y desarrollo de la industria aeroespacial española, también pudimos disfrutar del discurso de Raúl Torres, emprendedor pionero en temas de industria aeroespacial en España. Uno, por el contenido y la forma tan clara de expresarlo y el otro, por el mensaje tan vitalista y motivador que transmitió, me dejaron con la boca abierta y encantada con su participación. Así, sí, así me gustan las entrevistas!

Llegó el descanso y con él, los miedos a que por excederme en el tiempo dedicado a estirar las piernas no fuera quedarme sin asiento. No obstante, como una es medio temeraria, aproveché el escaso tiempo del descanso, para ir a felicitar tanto a Carlos Briones como a Ambrosio Liceaga por su buen hacer durante las charlas. Un encanto ambos, gracias!! Volviendo de nuevo al redil, no sabía lo que iba a esperarme lo que quedaba de mañana. El primer ponente en engancharnos de nuevo a las charlas fue Txema Campillo y su charla “Sobre falsos debates científicos“. En ella, Txema hace todo un alegato del fomento del pensamiento crítico o escepticismo y de lucha en contra el relativismo epistemológico, también llamado “yo soy el único que tiene la razón, por que yo lo valgo” y los posmodernistas. A modo de anécdota: mira que intenté captar la lista de hechos y no me dio tiempo, que rabia no tener entre mis contactos gente que difunda estas cosas. Una charla clara y directa, sin caer en moralismos o arrogancias varias. La ponente número 10 de la sesión matinal cayó en Marta Iglesias y su charla “De peces y hombres: la fuerza del colectivo“, cuyo parte de fundamento se procesó gracias a la participación en una encuesta compartida el día anterior sobre la malignidad de diversas lesiones cutáneas. A través de ejemplos muy gráficos, Marta explicó como se toman las decisiones en grupo, a través del consenso global que se obtiene por los resultados obtenidos individualmente y de las interacciones de los mismos, que son en definitiva los que conforman (y conformaron) la sociedad y cultura actual en la que nos movemos. Quizás no me explico bien, mejor que se visione el vídeo de su charla y quedará mucho más fácil de entender. Tras la charla de Marta, llegó una de mis charlas top 10 de esta edición, la “Mito(bio)logía griega” de Carlos Lobato. En esta bellísima oda a la taxonomía animal y vegetal basada en el homenaje a los nombres más ilustres de la mitología griega (en su mayoría) y la romana. Entre el contenido que me parece precioso y muy laborioso y las diapositivas, increíblemente bien hechas, es una charla que debería ser, además de visionada, plasmada en un libro o en láminas coleccionables (a mayores de poder leerlo en Naukas o en la web de la Cátedra de

Autoría: @mlalanda

Autoría: @mlalanda

Cultura Científica, of course). Grande, Carlos!! Aquí otra amante de la biología!! La siguiente ponente fue Teresa Valdés-Solis y su charla “Hasta el 2035 y más allá” en la que, de una manera nada alarmista pero muy realista, nos explicó que estamos “viviendo por encima de nuestras posibilidades” energéticas y que poco estamos contribuyendo a que la situación mejore. Que no sólo necesitaremos las energías renovables, que también serán necesarias energías obtenidas de la transformación de la materia y de los átomos como el CO2. Una charla muy interesante para muchos profesores a la hora de explicar el cambio climático, sus efectos y los planes destinados a reducir su impacto. A continuación disfrutamos de la charla de José Manuel López Nicolás, “La ciencia de la pasión“, en la que nos enseñó, a través de una de sus pasiones más conocidas, el fútbol, que otra forma de divulgar era posible. La clave está en buscar despertar la concienciación social de la ubiquidad, omnipresencia y multidisciplinariedad de la ciencia; con ello, se logrará un verdadero acercamiento consciente al 100% de la sociedad hacia la ciencia y su progreso (y todo ello, con una charla explicada en base a la ciencia que hay en un gol y en el fútbol en general). Al igual que la charla de Sergio L. Palacios, si yo fuera profesora, sería mi charla de despedida (o de bienvenida) a los nuevos alumnos que despiden o inician una nueva etapa (de hecho, tengo en mente hacerlo y eso que no soy profe “como tal”). Una vez más, José Manuel, se salió con la exposición de su charla. La penúltima charla como tal de la mañana, corrió a cargo de Almudena García-Rubio y su “Arqueología funeraria“, una charla sobre, en mi opinión, una de las subdivisiones de la arqueología más apasionantes: la arqueología forense. A través del relato de cómo exhumaron los restos de Cervantes para su estudio en profundidad, Almudena nos contó una historia aún más fascinante; la reconstrucción de la historia de algunos de los 496 restos de niños que hallaron en un cripta próxima al osario donde encontraron los restos de Miguel de Cervantes. Muy recomendable su visionado, Almudena consigue resumir en 10 minutos toda una historia muy digna de ser protagonista de un episodio de los grandes documentales televisivos. Y con Almudena llegamos a la última charla de la mañana, la de Laura Morrón y su “El año del gamusino“. Os juro que al leer el título pensaba que iba a hacer alguna referencia a Up, la película de Pixar, pero nada que ver, mucho mejor el resultado final. En 10 minutos, Laura nos relató que el tema de los animales imaginarios no sólo se queda en los libros o en las aplicaciones más modernas (veáse Pokemon GO), que también llegó a famosos taxonomistas como J. J Audubon, quien además de realizar uno de los primeros troleos de la historia de la ciencia en relación con el gamusino, el mismo también fue engañado por el que podría ser el hermano del famoso dueño de la patente del teléfono, John Graham Bell. Una curiosa historia, muy bien contada por Laura. Ella, junto con J.R Alonso, tienen la facilidad natural de relatar historias de ciencia de una manera tan bonita y fascinante, que te quedarías escuchando horas y horas. Como dije en twitter, si los hubiera tenido como profesores en las numerosas asignaturas de historia de la ciencia que cursé, habría aprendido muchísimo. En fin, es lo que hay. Con la charla de Laura finalizaron las charlas como tal de la sesión matinal, pero la jornada no terminó aquí. Como figuraba en la programación, nos esperaba un evento sorpresa, y madre mía, visto el resultado, sí que fue una sorpresa. Sólo diré aquello que decían de Lola Flores: “No cantan, no bailan, pero no se los pierdan

Lo único que me dolió, como fan acérrima de “The Sound of Music” que soy, es que ni una sóla cover de las cantadas procedía de las canciones de esta maravillosa película/musical. No obstante, tengo que reconocer que la cover de Maria (West side Story) con la referencia a las becas Marie Curie y la digna señora de fondo en la pantalla, fue todo un puntazo. De entre todos, destacaría a Carlos Briones que podría pasar por un digno sucesor de los Bee Gees. Dan igual los recortes o la falta de presupuestos públicos destinados a la ciencia, ellos ya tienen su vida ganada como artistas de varietés posmodernocientifistas.

Con el subidón del evento sorpresa en el cuerpo, nos fuimos tod@s a comer corriendo, para conseguir un sitio bueno en la cola después. Un día Naukas creará tal fenómeno fan que habrá adolescentes Naukaliers gritando y llorando para que Peláez, Antonio o si me apuras, Juan Ignacio, como cabezas visibles de toda la panda Naukas, les firmen la camiseta Naukas. Ojo, tiempo al tiempo. O eso, o lo flipo mucho yo. Fuera bromas, al igual que la mañana, ya desde las 15.00 p.m. (las charlas estaban programadas para las 17.00 p.m.) la cola ya ocupaba un porción considerable del hall del paraninfo de la Universidad del País Vasco. El tiempo de espera, en esta ocasión y pese a las conversaciones con la gente de la cola y el móvil K.O again, se hizo un poco más pesado de llevar supongo que, por el cansancio y las emociones acumuladas los dos días (prueba de ello, estas crónicas pergamino-testamentales). Sobre las 16.00 p.m. aproximadamente, accedimos a la sala y cuando me quise dar cuenta, ya estaba de nuevo Peláez anunciando las consabidas normas de acceso a la sala y las alternativas dispuestas para las personas que no podían acceder a las charlas de la sala Mitxelena.

La sesión vespertina del último día de Naukas, empezó también como terminó. El primero en aparecer fue José A. Prado Bassas con su charla “The Scottish Book“, nos volvió a envolver en la magia de las historias de la ciencia quedándonos con las ganas de que, e próximo que nos planteara un problema, nos regalara un ganso vivo o un kilo de bacon. Gracias a José Antonio, podemos constatar que el origen conocido de las Pint of science se remonta a una época muy anterior, en la que además, hasta un libro se dejó como constancia física de dichas reuniones. El segundo ponente fue Francis Villatoro quién, con su charla “Viajando en el espacio y en el tiempo” nos explicó de una forma clara y entendible, toda la revolución que ha supuesto la detección de las ondas gravitacionales. Partiendo de la explicación de que el propio cartel de esta edición de Naukas es una representación gráfica de dichas ondas, Francis nos explicó cómo se forman, de donde proceden y como pueden detectarse estas brevísimas ondas gravitacionales, que nos permiten estudiar un proceso aún más complejo: la fusión de dos agujeros negros y la generación de uno nuevo. Me quedo con la frase: “la gravedad es curvatura en el tiempo” y la explicación sobre que es un interferómetro. Gracias Francis por gestualizar tus explicaciones!! Parecerá mentira, pero ayuda mucho a entender mejor los conceptos dispuestos en la diapositiva, sean en imagen o en texto. Casi, casi solapándole la charla a Francis, vino César Tomé con “Por qué el descubrimiento de ondas gravitacionales no confirma la relatividad general… ¿o sí?“, toda una lección de lógica y de escepticismo, en la que sin quitarle méritos a la Teoría de la relatividad general propuesta por Albert Einstein, César aclara sin lugar a dudas, la respuesta al título de su charla. Un poco de suerte, el apoyo mediático y parte de razón, han llevado a que el colectivo quede esa idea y no la que más se ajusta a la lógica y a la razón. Os aconsejo el visionado de su charla, porque César lo explica bastante claro, para la dificultad que tiene para neófitos como yo en el tema. En cuarto lugar, vino una demostración (que no charla) muy visual e ingeniosa del problema del anumerismo y de la falta de carácter y pensamiento crítico en tod@s nosotros, por parte de Javier Fernández Panadero con “Aquí no se opina, aquí se mide“. Otra charla más a sumar en la lista de las que enseñaría a la chavalada. De la demostración pasamos a todo un homenaje a, como bien titula su charla Manu Arregi, “Un momumento invisible” y de forma secundaria, todo un zasca científico. Un curioso repaso histórico al establecimiento de los meridianos, concretamente al meridiano de Greenwich, para finalizar con la historia de la medición del meridiano polo norte – ecuador usando la triangulación, por parte de los franceses cuyo monumento en el honor de uno de ellos, Jean Dominique Arago, es el motivo del título de la charla. Muy emotiva la reflexión final sobre el poco valor que se le otorga a muchos científicos que han trabajado incansablemente en aspectos, quizá no tan mediáticos, pero igualmente destacables. La charla siguiente, corrió a cargo de JM Mulet con “Cómo saber si tu funeraria te estafa“. Performance aparte, a la que nos suele tener habituados Mulet, su charla versó sobre un problema en el que más de una vez he pensado, por desgracia, incluso no hace mucho tiempo por cuestiones familiares: el tema de las cremaciones. Esto es, qué ocurre con las cenizas de una incineración? Se llega a quemar realmente todo el cuerpo? Hay alguna forma de comprobar que los restos que se encuentran en la urna proceden del cuerpo del fallecido, en su mayor parte?. Es cierto que no se pueden tirar alegremente en un lugar público con cierto carácter simbólico/especial? Si os las habéis preguntado alguna vez, os aconsejo que visionéis la charla de Mulet, os dejará muertos (y nunca mejor dicho). De esta charla pasamos a otra de las entrevistas más anunciadas de

Autoría: @mlalanda

Autoría: @mlalanda

esta edición, el encuentro con María Blasco, directora del CNIO y una de las investigadoras más célebres en temas de envejecimiento. Sobre el envejecimiento, sus enfermedades asociadas y sus consecuencias a nivel molecular, social y económico, sobre su trabajo y experimentos con las telomerasas implicadas en el acortamiento de los telómeros (terminaciones de los cromosomas), sobre su libro co-escrito con Mónica G. Salomone (“Morir joven, a los 140” Ed. Paidós)  o sobre si algún día llegaremos a vivir hasta edades no alcanzadas hasta ahora en unas condiciones de calidad de vida buenas, fueron los temas sobre los que versaron las preguntas realizadas por Antonio Martínez Ron. Una entrevista mucho más desenvuelta que la de Pedro Duque, más completa e interesante en cuanto a las repuestas dadas por la entrevistada. Vamos, que no me dejó tan fría como la primera. Y tras la entrevista, llegó la co-charla (aunque en el programa aparecían separadas, se realizaron conjuntamente) de los Pimpinela de esta edición, pero en esta ocasión sin música de por medio. Clara GrimaEnrique Borja, con su relación de amor-odio en “Por qué lo llaman Física cuando quieren decir matemáticas y viceversa” nos relataron de una manera muy humorística la interacción constante de las matemáticas en la física y de la física en las matemáticas, a través de un repaso a lo que son los teoremas o de figuras como  Emmy Noehter, matemática cuyos trabajos fueron fundamentales para el estudio de la física teórica o Wener Heisenberg, físico que participó en el desarrollo del cálculo matricial con le ayudó a formular su principio de incertidumbre. A diferencia de los cantantes, ellos terminaron a bien, enseñando otra vez más que en la ciencia, no hay exclusivismos de ninguna de las disciplinas.

Llegó el descanso vespertino y con él, el sprint final de las jornadas. Para variar, mucha gente nos quedamos en los asientos permitiéndonos, como mucho, levantarnos y apoyarnos sobre el respaldo de los asientos delanteros. Hasta algún comentario oí sobre la conveniencia de ir a los baños de arriba, con el fin de evitar malos rollos. Verídico, lo prometo. En fin, terminado el descanso empezó una de las charlas más entrañables de todas las jornadas, la de Joaquín Sevilla y su “Por qué vuela un avión (y el método científico)“. Y diréis, por qué entrañable? Pues la respuesta está en el comienzo de su charla, cuando a modo de introducción hizo volar aviones de papel por toda la sala. Quién no recuerda su infancia con eso? O eso, o yo soy muy ñoñas, que también puede ser. Toda una preciosa explicación de por que vuelan los aviones de papel (y los de aeronáutica también) y de cómo debemos utilizar el método científico para resolverla (preguntar, experimentar, investigar, interrelacionar conceptos con resultados de la experimentación y finalmente plantear una hipótesis, que se debe demostrar). De los aviones que vuelan pasamos a los chicos de la furgoneta, la cosa iba de transportes. Parte de los integrantes de Big Van Theory, nos deleitaron primero con un todo un duelo de raperos de las diferentes disciplinas científicas al más estilo nigga (aquí nigger del team biology a muerte) para terminar con lo que sería mi palabro favorito por siempre jamás: “fisiquimibiogeomateinformatoso” Simplemente, geniales!! Con ellos pasamos a la penúltima charla de las jornadas, la de Ignacio Goñi y su “Te vamos a salvar la vida“. Conseguir, vía confeti y serpentinas, facilitar la comprensión de la eficiencia de las vacunas frente a la infección vírica (en este caso, el sarampión), de una manera altamente gráfica/visual y rápidamente entendible, no es fácil e Ignacio, lo consiguió. Eso sí, no sé si a la gente encargada de la limpieza del paraninfo, le hizo tanta gracia. Muy chula la charla y muy necesaria. Y, casi sin darnos cuenta, llegó la última charla de Naukas Bilbao y como no podía ser menos, su título no se quedaba atrás: “La mejor charla de la Historia” por Fernando Frías. En esta irónica charla, Fernando trató de buscar, a través de un repaso a las unidades de medida existentes más extravagantes posibles, la mejor definición del nivel de calidad de una charla de divulgación científica. Así a bote pronto, yo propongo el naukial, unidad de medida resultado de la suma de interacciones en twitter, multiplicado por desvirtualizaciones de los followers y dividido por el tiempo sobrante de los 10 minutos. Qué cara le echo a la vida!

Tras el final de las charlas, vino el cierre de fiesta con, por un lado la entrega de premios a los ganadores de la iniciativa “Ciencia clip” y los premios más esperados, los Tesla, unas estatuillas que como los Goya del cine, son los premios que los propios divulgadores de la comunidad Naukas otorgan a los compañeros que, por su extensa labor divulgadora son merecedores, año tras año de existencia de las jornadas, del reconocimiento a su labor divulgadora. En esta ocasión, los galardonados con el Tesla 2016 fueron Deborah García Bello, por toda su trayectoria divulgativa de unión de las ciencias y las artes plásticas; Ignacio López-Goñi, por toda la labor de divulgación de la microbiología en redes sociales y finalmente, el más esperado por el propio premiado, a Francis Villatoro, por toda una vida dedicada a la divulgación y al “soborno” mantenido en el tiempo a los organizadores. Fuera bromas, muy merecidos en todos y cada uno de los casos. Darle también la enhorabuena a la chavalada premiada en el concurso de vídeos de divulgación “Ciencia clip” y en concreto a los chavales del vídeo “Nanotecnología” que, como bien indica Juan Ignacio, su trabajo bien lo vale. Cuando bajaron los chavales a compartir el momento con los padres, me llamó mucho la atención el comentario de uno de ellos a su progenitor. Decía algo así como: “Viste, el esfuerzo y el trabajo hecho, han valido la pena” Estuve a punto de aplaudirle y decirle: “¡Esa es la actitud, chaval!”.

Con el cierre protocolario, los agradecimientos de rigor y la promesa de mejorar la sede (ojalá el Euskalduna, que San Mamés muy legendario y tal, pero si llueve como en esta ocasión, no salimos vivos) por parte de Juan Ignacio, se dieron por clausuradas las jornadas Naukas Bilbao 2016 (sí, ahora toca sacar pañuelos y ponerse tontorrón).

20160917_200316

Como dirían en mi casa: ¡Qué de xentiña metida en todo eso!. Para terminar esta crónica, como no podía ser de otra forma, toca agradecer. Agradecer a Marisa Castiñeiras y a Déborah García Bello el hacerme más llevadera mi primera vez en un avión (la cosa iba de primeras veces) e interesarse por conversar conmigo, a pesar de mi verborrea natural. Agradecer a Carlos Briones, Ambrosio Liceaga, Carlos Lobato y José Manuel López Nicolás, su amabilidad y atención para/con mis asaltos/desvirtualizaciones dentro y fuera de la sede del paraninfo. Agradecer a los compañeros de espera en la cola, por sus conversaciones y por su complicidad para/con una extraña que pasaba por allí, espero volver a verlos el año que viene. Agradecer a los organizadores, staff, ponentes y miembros de la Cátedra de Cultura Científica de la Universidad del País Vasco, por esforzarse en ofrecer un show como este gratuitamente y abierto a todos, sea el aforo adecuado o no, y por supuesto, por defender y divulgar lo único que nos hace personas completas, el conocimiento, en cualquiera de sus múltiples vertientes. Mención especial a Mónica Lalanda, @mlalanda, por sus ilustraciones sobre las jornadas que tan bien adornan mi crónica. Agradecer a los patrocinadores de Naukas Bilbao 2016, la revista “Investigación y Ciencia”, Petronor y Bilbao 700 por, favorecer y apoyar con su ayuda, eventos como este. Mención especial a la televisión vasca, Eitb, por la cobertura del evento que nos permite volver a recordar las charlas, o poder visionarlas en diferido a los que no asisten a las charlas en directo. Y finalmente y de manera indirecta, agradecer a la gente que, con su apoyo hacia mi yo profesional, han permitido que en tiempo y económicamente hablando, pudiera acudir a estas jornadas. En otro momento de mi vida, hubiera sido imposible. GRACIAS TOTALES A TODOS!!!

Billones de gracias por seguir leyendo la crónica y por haber llegado hasta aquí. Espero que haya sido capaz de transmitirte al menos una buena parte de lo que es vivir Naukas como espectador/a. Te emplazo a que para la próxima convocatoria, seas tú, lector, el que pueda escribir una crónica como esta (o mejor).

Y con esto finaliza la crónica de una de las muchas experiencias relacionadas con la ciencia a las que espero poder acudir, a lo largo de mi vida. Simplemente decir: ¡Larga vida a la ciencia, larga vida a Naukas Bilbao!

.¡Nos “leemos” en la próxima entrada!                                                                                      TatianaDC

Enlace a #MiprimeravezNaukas: crónica de la VI edición de los Sagan de la ciencia. Parte (I).

Bonus Track -> Otra visión de lo que es Naukas, vía Date un vlog.

Anuncios

2 pensamientos en “#MiprimeravezNaukas: crónica de la VI edición de los Sagan de la ciencia. Parte (II)

  1. Muchas gracias por tu fantástica crónica en dos partes y por supuesto por las palabras que nos dedicas a cada uno de nosotros. Para los que nos dedicamos a la divulgación sabes que es un orgullo muy grande saber que nuestro trabajo y esfuerzo gusta y que provoca reacciones en la gente. Y como se puede comprobar tras leer tu crónica, Naukas es muy grande y es sensacional como tanto el público como los ponentes disfrutamos a tope del conocimiento, la Ciencia y la divulgación. Lo dicho. Muchas gracias y nos vemos 🙂

    • Hola Carlos,

      Qué sorpresa leerte por aquí! No pensé que leyeras tan rápido mi comentario en tu blog y menos, que te dirigieras al mío.

      Nada que agradecer, al contrario, muchas gracias a ti/vosotr@s. La gente no creo que se pueda imaginar, el trabajo que hay detrás de un blog o charla de divulgación y eventos como Naukas y otros muchos, deben servir para que de alguna manera, se os sea recompensado todo vuestro trabajo, muchas veces hecho sin otra intención que la de compartir y transferir conocimiento a la sociedad.

      A ver si para la próxima vez, aprendo a presentarme primero y no stalkear a la gente así de sopetón. Mil gracias de nuevo y disculpa no haberte escrito antes, leí la crónica mientras “fuchiqueaba” con las máquinas y luego entre una cosa y otra, se me fue atrasando el tema. Pero como dice el dicho, nunca es tarde, si la dicha es buena, no?

      Saludos y gracias por pasarte por mi ricón internetil,
      TatianaDC

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s