#MiprimeravezNaukas: crónica de la VI edición de los Sagan de la ciencia. Parte (I)

Aunque no había hecho alusión alguna en otras entradas del blog (no así en redes, especialmente en twitter), este año fue el definitivo, este año pude vivir en directo, in person, en carnes propias o intensamente, de todo el ambiente que rodea a uno de los shows más grandes de divulgación de la ciencia marca España. Sí, sí, lo de show está bien escrito (y este año más que nunca, como podréis comprobar si seguís leyendo más abajo) pues, en definitiva, el fondo de todo este evento es, transmitir que la ciencia puede y es, un aspecto cultural más a tener cabida en los espacios dedicados a difundir y alojar cualquier de las muchas y variadas actividades de entretenimiento y ocio. Ojalá que esta crónica pudiera llegar a personas influyentes en la programación cultural de los diversos organismos públicos y que con/gracias a ella, se propicien las sinergias y colaboraciones necesarias para que, por un lado Naukas Bilbao mejore la capacidad y aforo de su alojamiento y por que no, por otro, surjan otros nodos en otras regiones españolas, como la recientemente realizada en A Coruña. ¡Administradores públicos, la ciencia es cultura y también entretenimiento! (y para muestra un botón). Sin más dilación, empecemos pues. Para una mejor comprensión y para que no se os haga eterna (que me embalo mucho al teclear), os he divido la crónica en dos partes. Aquí empieza la primera parte… Naukas Bilbao 2016 loading…

cartel-naukas-2016

Bilbao, 16 de septiembre. Hora: 08:35 a.m. Ubicación: Paraninfo de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU). Tras vislumbrar de refilón en el tranvía las inmediaciones del Museo Guggenheim, me bajé en la parada del mismo nombre y enfilé la carretera en dirección contraria a la Universidad de Deusto. Apenas llegué a la puerta del Paraninfo, pude observar que a esa hora de la mañana (las charlas estaban programadas para empezar a las 10:00 a.m.) ya se encontraban esperando en el interior del edificio, aproximadamente unas diez personas dispersadas entre los asientos habilitados. Una se imaginaba que, al tratarse de ser un viernes laborable, el número de asistentes no llenaría el aforo (qué ilusa yo!). Sobre las 09:15 aproximadamente, comenzó a formarse una cola por uno de los laterales de acceso a la sala Mitxelena, lugar donde se realizarían el grueso de las charlas de 10 minutos. Apresuradamente, me acoplé a la fila y me dispuse a esperar observando el ambiente. Poco a poco, la gente empezó a llegar, tanto colaboradores, staff y ponentes, como público en general. Parecía que mi predicción, claramente no iba a cumplirse. En mi múltiple observación, pude leer que habría 3 salas para aquellos que por temas de aforo completo no pudieran acceder a dicha sala Mitxelena y además, tuve la opotunidad de consultar la oferta alternativa de las charlas Freak Science en la sala Oteiza. Gran idea! Lástima que un@ aún no haya descubierto cómo se teletransporta la materia, para poder estar en dos sitios al mismo tiempo (y que finalmente, dichas charlas no se hayan grabado ni emitido en streaming). Tiempo al tiempo (sino, siempre nos quedará el gato de Schrödinger). Pasado un tiempo impreciso, abrieron el acceso a la sala y empezamos a entrar cívicamente (somos frikis, pero no llegamos a los extremos de fanses de grupos poperos juveniles). Eran las 09:45 y ya me Inicio Naukas 2016hallaba dentro de la sala. Misión cumplida!!! Logro conseguido!!! La primera impresión fué (qué cómodos los asientos!): esto va a molar, lo sé. Me giré hacia atrás, media sala ya estaba llena. Miré hacia delante y observé el ir y venir de organizadores y ponentes, pensando “soy yo ellos y desgasto el suelo del paraninfo, de los nervios”. Cómo si fuera en el cine (para que veáis el sentido de espectáculo permanente), las luces se atenuaron y Javier Peláez, uno de los mandamases y principal maestro de ceremonias junto con Antonio Martinez Ron, avisaron de las medidas a tomar para acceder a la sala, completar el aforo y las relativas a las charlas alternativas y a las salas de streaming. Tras ellos, el otro mandamases (esto es como el las buenas jugadas de cartas, la cosa va de tríos), Juan Ignacio Pérez, en su versión más protocolaria, inauguró las jornadas agradeciendo a todos los participantes, colaboradores, staff, patrocinadores (mención especial a las empresas privadas que apostaron este año por este evento, vosotros sí que valéis!) y público asistente. Tras unos comentarios de complicidad y colegueo, Javier Peláez dio comienzo a las jornadas, presentando al primer ponente de la primera jornada.

En la sesión matinal, el ponente que abrió la sesión fue Daniel Torregrosa con su charla “La fiesta de las moléculas“, performance inicial con Pikachu incluída en alusión a la moda del Pokemon Go, nos contó como los científicos son personas que no se rompen la cabeza mucho con los denominaciones y que fácilmente, buscan asociaciones de las representaciones espaciales con figuras reconocibles (muy chulo el proyecto NanoKid que comenta al final). Muy ingeniosa la charla. En segundo lugar, Mario Herrero, nos propuso jugar con su charla “Tiene bigote, carga eléctrica y no lleva gafas” en una versión del ¿Quién es quién? gracias a la cual, nos permitió entender cómo el detector de partículas distingue entre un tipo y otro de ídem que conforman la estructura de la materia. Con un mecanismo parecido que el que empleamos en el juego, los físicos son capaces de separar y diferenciar los tipos de partículas existentes en el modelo estándar, representadas por líneas de colores que se entrecruzan (que me perdonen por la simpleza). Además de la belleza de la imagen de conexiones y de como se estructura un detector de partículas, os aconsejo que veáis la charla por que Mario consigue resumir el proceso de manera muy clara, gráfica y didáctica. La tercera ponente y primera mujer de la jornada fue Beatriz Sevilla, quien con su charla “Pianos, torpedos y lo inesperado” nos deleitó con un bello resumen homenaje a la carrera científica de Hedwig Kiesler, más conocida como Hedy Lamarr. Con una breve explicación inicial del uso de la patente

Autoría @mlalanda

Autoría @mlalanda

desarrollada por Lamarr y George Antheil (en relación a los torpedos (su principal aplicación posterior) y a los pianos (cuyo mecanismo dió idea a George)), para terminar relatando en verso (muy sutil, pero bien presente) una pequeña biografía y obra científica de la actriz más inteligente de los años 40-50. A mí que me encantan estas historias, no os voy a contar lo que me gustó y valoré profundamente, por la dificultad de hacerlo en verso (lo dicho, todo muy teatral); brava Beatriz!!. La cuarta charla vino de mano de Idoia Ros, “Espejismos auditivos: los engaños de tu lengua materna“. Esta sin duda, fue una de las charlas de la mañana, ya no sólo por la temática, sino por cómo Idoia supo sobreponerse a las dificultades del directo con una capacidad de improvisación digna de las mejores personalidades de la escena. Problemas técnicos superados, Idoia nos enganchó rápido a su explicación de cómo interpretamos diferente los sonidos no linguísticos en función de nuestra lengua materna (ojo al ejemplo de los niños japoneses e ingleses y la estructura largo-corto en función de la colocación de las preposiciones antes o después de las palabras de cada uno de los idomas) o incluso que se llora en función de la entonación del idioma materno. Además hizo mención a un suceso que sufro mucho, el mal llamado “momento teniente” famoso por el programa El Hormiguero, todo porque modulamos lo que oímos en función del parecido que éste tiene con nuestra lengua materna. Muy grande Idoia, una verdadera capa!. El quinto ponente fue Javier de la Cueva y su charla “La transferencia de conocimiento, ¿nos lleva a la pobreza?”, una verdadera reflexión acerca del origen de la investigación universitaria, la presencia de la mujer y el correcto uso y funcionamiento de las unidades de transferencia del conocimiento, las OTRIs universitarias. Un tema para debatir y reflexionar, no sólo a instancias gubernamentales sino también, a niveles más mundanos, para ser conscientes ambas partes del feedback omnipresente que existe entre ambos. A ver si cala más en ambas partes, pues somos responsables las dos vertientes, sociedad y gobierno de la situación actual de la ciencia en España. Muy interesante. Como sexto ponente matutino, encontramos a  Ángel López-Sánchez y su charla, “Cuando Indiana Jones se hizo astrónomo” que, partiendo de un fotograma de la películas de Indiana Jones, “En busca del arca perdida“, nos hizo todo un repaso los colores que podemos percibir en el firmamento estelar y en el universo y que entre otras cosas, les permite a los astrofísicos analizar la composición y energía de las estrellas inclusive, la historia de su origen, llevando a cabo una verdadera arqueología estelar. Personalmente, me hizo mucha ilusión que incluyera los espectros de emisión y absorción que toqué muy torpemente en la entrada de la espectrofotemetría y cómo a través del uso de diferentes longitudes de onda del espectro electromagnético, se pueden estudiar las estrellas (como hacen los meteorólogos con las borrascas y anticiclones). Se notó a años luz, la pasión de Miguel por la astronomía. Tras Miguel vino Deborah García Bello y su charla “Cultura”. Las charlas de Deborah son de esas donde, además del contenido, te tienes que fijar en cómo lo cuenta, el tono, las pausas, las palabras que emplea; es una divulgadora tremendamente elegante. Explicar arte contemporáneo no es fácil, pero ella lo consigue con esta explicación científico – artística de la obra “El peine del viento” de Chillida. Personalmente, me quedé fascinada y me hizo pensar en su momento, la interpretación metafórica de la obra y de cómo todo tiene su sentido de ser, artísitico y científico. Para no alterar el patrón establecido chico-chica, el siguiente ponente volvió a ser un chico, en este caso el implacable señor del cronómetro, regidor por excelencia de los tiempos de charla y cómo veremos más adelante, del estilo y ortografía de las mismas; Fernando de la Cuadra y su charla “¿Cifras o encriptas? Siempre, con la ayuda de tus primos”. En ella, Fernando, nos explica el cifrado de contraseñas de una manera breve, clara y concisa. En el libro “Si tu me dices gen lo dejo todo” Big Van Theory, el monólogo  “Las mates guardan tus secretos” (pág. 87 Ed. La esfera de los libros) lo explican también de una manera muy ilustrativa. De su charla, me quedo con su frase final: “Las contraseñas son como la ropa interior: ni se enseñan, ni se comparten y hay que cambiarlas cada cierto tiempo“. Tras Fernando, llegó la charla pre-descanso, la de Rosario Luque, “Entramos en M1” dónde explicaba de una manera muy entrañable (digo, por la referencia a los dibujos animados de la “Érase una vez el cuerpo humano“) el grandísimo papel de uno de los soldados más luchadores del sistema inmune: los macrófagos. Muy buena la explicación de las vías de activación celular de los macrófagos y de la posibilidad de regularlas epigenéticamente para evitar que las células tumorales consigan hacerse con la suya. Muy bien explicado para personas no puestas en el tema, sin caer en simplismos.

Llegamos al descanso de 20 minutos. Me levanté hasta el pasillo para estirar las piernas y como si fuera niña otra vez, me volví al asiento no fuera a ser que, como en el juego de las sillas, la música dejara de sonar y me quedaba sin asiento. Lo siento por la gente que se quedó fuera, pero ante el evento y lo que se contaba, yo por ese asiento MA-TA-BA. Juro que en el fondo, no soy una persona violenta, lo juro. Al finalizar el tiempo de descanso, el irreductible Javier Peláez, volvía a llamar al rebaño al interior y volvía a indicar las posibilidades a la gente que no podía introducirse en la sala, para asistir a los diversos circos montados (palabras textuales y casi literales). Con el descanso finalizado, llegaba uno de los platos fuertes de la mañana, la entrevista a Pedro Duque, el primer astronauta español llegar al espacio. Sinceramente, no sé exactamente explicar la razón, pero en vez de maravillarme, la entrevista me dejó fría. Siento como si Pedro pasara muy por encima de los temas que le preguntaron Miguel Artime, Javier Peláez y Daniel Marín y como no quisiera profundizar en ellas. No sé me esperaba de una persona que ha conseguido algo tan peculiar y díficil, una mayor capacidad a la hora de transmitirlo a un público tan apasionado del tema. En fin, serían cosas mías, pero me pareció una entrevista a la que se le podría haber sacado mucha más chicha (y más si las comparo con las que se produjeron en la sesión del día siguiente). Sin embargo, sería el propio Daniel Marín el que me cambiaría el gesto, con su posterior charla “Exoplanetas: mundos de ciencia ficción“. De una forma fácil de asimilar explicó que, los planetas existentes en ciertas películas, a pesar del componente de ciencia-ficción que plantean, sí que pueden tener su existencia en la realidad pero con muchos matices (ni podrían sobrevivir humanos, ni se observarían igual a como se nos presentan, etc) o que incluso, podrían superar a la propia ficción. Mención de honor, muy breve al final, al descubrimiento de la exotierra Próxima b. Díficil tema, pero muy bien llevado. Después de Daniel, llegó Carmen Agustín y su charla “Dedos de zinc para el baile de San Vito“, donde a través de una explicación muy sencilla y fácil de digerir de lo que es la corea de Huntington como enfermedad rara neurodegenerativa y la terapia génica empleada para su tratamiento y prevención. Carmen, muy hábilmente, explica el proceso de edición genómica con los dedos de zinc y en general, todo el proceso de investigación biomédica implicado en este tipo de enfermedades raras. Muy grande al final, reivindicando la necesidad de más financiación para la ciencia y de que se acaben los recortes aplicados en la misma. A continuación llegó (y nunca mejor dicho) desde la parte de atrás del escenario y ataviado para luchar contra los

Autoría @mlalanda

Autoría @mlalanda

fantasmas, revival de Cazafantasmas (me faltó ahí, la ambientación musical) muy logrado, Arturo Quirantes con su charla “Las radiaciones que nunca existieron“. Con una historia muy chula detrás y su consiguiente experimento (los rayos N, Blondot y R.W. Wood), Quirantes nos enseñó que en ciencia, como en la vida, no hay que dejarse llevar por las apariencias puesto que todos queremos creer y que sea realmente lo que pensamos/creemos, cuando en realidad no tiene porque ser así. Aprendimos sin querer queriendo, grande Arturo! De la misma manera, pero mucho más sexy y glamurosa, vino Rosa Porcel en la versión de su alterego más meigo y nos relató en su charla “El poder de las brujas“, como históricamente se utilizaban por parte de ciertas mujeres consideradas brujas y herejes por la forma de vida que llevaban, a ojos de la religión católica, ciertas plantas con fines medicinales y alteradores de la realidad (sobre todo en el sentido de alucinógenos y estupefacientes). Muy ilustrativo el final de la charla explicando el efecto de las especies de plantas más utilizadas históricamente para estos fines (y otros más estéticos) y también, más tóxicas así como el de ciertos hongos como el cornezuelo del centeno. Haberlas hailas, pero como Rosa ninguna lo vale tanto!! El antepenúltimo ponente de la mañana fue Alfred López, alias “ya está el listo que todo lo sabe“, quién con su charla “¿Qué te chupe la qué?” nos contó lo equivocados que estamos ante los primeros auxilios que debemos practicar al sufrir una picadura de un animal venenoso. Me hizo mucha gracia la charla porque mi madre, en su época estudiantil allá por Brasil, en un día de excursión hacia el morro (aká el monte) una de sus amigas, sufrió la picadura de un escorpión en una pierna y ella sin previo aviso, le hizo un torniquete en la parte superior de la pierna y posteriormente le mordió más abajo de la picadura para, según su lógica de aquella, la sangre con el veneno no circulara en sentido ascendente. Como bien dice Alfred, actuó a buena fe pero no era necesaria tanta precaución (bueno si hablamos de ciudades sudamericanas que no son grandes capitales, quizás hizo bien porque el tiempo es oro y los transportes de aquella, no son como los de ahora). Muy buena su recopilación final de los diferentes venenos de origen no animal y su relación con películas, dichos, personajes ficticios e históricos. De la charla de Alfred pasamos a la charla, en mi opinión, más enriquecedora visual y emotivamente hablando. Estoy hablando de la charla de Daniel López sobre astrofotografía. Os juro que entre la belleza de las fotos que compartió, tanto las fijas como sobre todo los timelapses, como la melodía empleada en los vídeos, me hizo emocionarme; era como si pudiera comprender digamos de una manera muy evocadora, la relación entre la inmensidad y belleza del Universo y la mediocridad del ser humano que no puede hacer nada frente a tal magnitud, pero que sí puede captarla tan bien como lo hace Daniel. Enhorabuena! Simplemente una maravilla para los sentidos. Por favor, como consejo os lo digo, no dejéis de visualizarla. La última charla de la sesión matinal vino de la mano de la que diría es, la mejor comunicadora que podría tener un evento de ciencia. Su fuerza y pasión en el escenario y su forma tan hábil de comunicar sea hablando o cantando, es difícil de describir. Esto se tiene o no se tiene y Natalia Ruiz Zelmanovitch, es una afortunada. Maravillosa su defensa a la comunicación y divulgación científica universal (ojo, incluida en la declaración de los derechos humanos) y cuáles son los principales requisitos para divulgar: hacerlo bien. Del alegato versionando el Hotel California de los Eagles, que da nombre a su charla, nada más que decir que, no se la pierdan. Para la próxima propongo cantarle a Natalia aquello de: “Vamos Natalia, sal a cantar, que tu lo haces fenomenal; tu cuerpo se mueve como una palmera, suave, suave, su-su-suave“.

Llegó la hora de la comida y tras ella, la conseguida espera en un cola que a cada minuto parecía que se hacía infinita. Aunque en una posición retrasada respecto a la mañana, tuve la suerte de pertenecer al grupo de privilegiados que entraron a disfrutar de las charlas en la sala Mitxelena. El primero ponente en hacer acto de presencia fue Aitor Sánchez con su charla “Si…Rajoy fuera nutricionista“. Un excelente repaso desde la infancia a la edad más avanzada, de la masiva presencia de alimentos procesados en la alimentación poblacional y la escasa o nula capacidad de los organismos públicos como organismos de referencia independientes. Tengo que reconocer que en directo me pareció que Aitor transmitía el mensaje más irritado/agitado y que con ello, se podía diluir entre la gracia que provocaba la rabia mostrada, el mensaje de fondo de la charla, pero al volver a visionarlo, no noto tanto dicha impresión personal. Muy bien por Aitor, siempre defiendo de una manera muy apasionada y leal, su profesión y el gran papel que esta debe ejercer en la sociedad sanitaria (tan ignorada injustamente). La segunda ponente de la tarde fue Helena Matute con su charla “Conviviendo con robots”, nos hizo darnos cuenta de que películas como Matrix o como El hombre bicentenario, no están muy lejanas a la realidad. Como bien dice Helena, más que un problema tecnológico, la inteligencia artificial va a suponer todo un problema ético, sociólogico, psicológico y de gestión para el control de

Autoría @mlalanda

Autoría @mlalanda

los mismos. La tercera charla, fue la que más cara de WTF? me dejó, más que nada, porque no llegué a encontrarle el sentido. Primero, hubo un cambio de última hora del ponente, en vez de ser Sergio Pérez Acebrón (por problemas logísticos) finalmente tuvo que acudir en su ayuda Jose A. Perez Ledo. Segundo, porque a pesar del título, “Metaestudios comparativos sobre nasciturus” no entendí para nada la diferenciación entre embrión y el español normal. Seré limitada, pero juro que no lo entendí. Entre tanta gracia, se me perdió el fundamento de la charla. Yo lo explicaría partiendo del concepto de mórula y listo, es así por lo menos como lo veo yo. No sé, muy raro todo. Posteriormente a este momento, “espera que no me ubico”, llegó la cuarta ponente, Concepción Lillo y su charla “¿Perdemos el sentido cuando perdemos los sentidos?” donde trató el tema de cómo el cerebro es capaz de combinar la información que le aportan los sentidos de forma independiente, para elaborar las respuestas como resultado de su integración. Esto es, explicó de una manera muy neurocientífica y comprensible, el por qué del dicho de que los ciegos y/o sordos, tienen incrementados otros sentidos. Muy interesante el último experimento que explica, me gustaría probarlo en carnes propias. El quinto ponente, J.R. Alonso, con su charla “La verdadera historia de la penicilina” nos trajo a la realidad de lo que realmente ocurrió en una de las serendipias más famosas de la ciencia, el descubrimiento de la penicilina, y la posterior evolución de dicho descubrimiento. Grande su reconocimiento a los héroes casi anónimos, Florey y Chain, que produjeron la penicilina a niveles industriales, casi 10 años después de su descubrimiento. A destacar también el papel de Dorothy Hodgking en el desarrollo de los antibióticos derivados de la penicilina y el final “aún no feliz” de la historia, la aparición de la resistencia bacteriana a los antibióticos. Cómo fanática de la historia de la ciencia en sus múltiples vertientes, comprenderéis el por qué esta fue una de mis charlas favoritas. En el número seis de las sesión vespertina, encontramos la charla de Julián Estévez, “Qué pasa cuando le das un péndulo a una máquina” que nos volvía a traer a colación, el poder que pueden adquirir los robots como entes tecnológicos y con cierta inteligencia artificial. Interesante charla que aporta una visión más tecnológica y productiva sobre el avance de la inteligencia artificial y su efecto sobre la economía tanto a nivel industrial como social. Tras la charla de Julián, llegó la de Guillermo Peris, “Del I Ching a la comprensión del cerebro“. Mezclando mística ancestral chinesa con combinatoria matemática (secuencia de Bruijn), Guillermo nos explica la aplicación de ese combo en la magia, en el ensamblado de secuencias obtenidas en la secuenciación genética y finalmente, en los estudios observacionales del efecto de imágenes sobre el cerebro; explicación muy ilustrativa de la interdisciplinariedad de la ciencia y de como un conocimiento simple puede ayudar a entender y resolver un problema más complejo. Muy fan de la constante referencia por parte de Guillermo, a la componente más matemática de la secuenciación genética; por razones personales, se agradece y mucho. A continuación vino una charla muy necesaria, todo un verdadero impulso de motivación para tod@s los que se dedican a la divulgación de la ciencia orientándola hacia uno de los públicos más agradecidos, tanto directa como indirectamente: los niños. La charla fue impartida por Catalina González y se tituló “Cómo escribir un libro de ciencia para niños” y en ella, además de dar numerosos y muy adecuados tips para lograrlo, compartió muchos títulos muchos de los cuales, desconocía su existencia y que me han parecido maravillosos para regalar y donar a bibliotecas. ¡Gracias por tu charla, Catalina! Tras Catalina, llegó Juan Revenga y su charla “La nutrición está sobrevalorada (y cómo me jode)“. Qué pena que por gestión de los 10 minutos, Juan no pudiera terminarla como era debido y defender todas las engañifas, corrientes e ideologías amparadas bajo la célebre frase de Hipócrates: “Que tu medicina sea tu alimento y tu alimento sea tu medicina”. Sin duda una reflexión muy necesaria a varios niveles: entre los propios D-N y la comunidad científica, en la administración que regula la legislación del markéting de las industrias alimentarias, en los medios de comunicación y entre la propia población/sociedad. En la última charla de 10 minutos del día 16, uno de los mandamases, Antonio Martínez Ron, nos adelantó de una manera muy atractiva y amena la historia detrás de la publicación de su nuevo libro “El ojo desnudo”. En la charla “Flipando en colores“, Antonio nos relató los pormenores de la investigación que le llevó a profundizar en el daltonismo que sufrió y estudió John Dalton. Sin duda, una charla muy interesante tanto en contenido como en propuesta de ejecución; sus fotos sobre la visita al Museo de Ciencia e Industria de Manchester y el relato sobre su experiencia en el mismo, me parecieron muy buenos ganchos tanto para la charla como para la futura compra del libro. Muy buena charla, Antonio!

Tras el descanso (en el cuál, arriesgando mi propia vida, decidí salir de la sala, haciéndome un hueco entre el gentío que como yo, intentaba estirar las piernas y parlotear un poco con amigos y ponentes) donde pude desvirtualizar y compartir unas palabras con Guillermo Peris (!!Gracias Guillermo, muy amable por tu parte!!), vino una de las experiencias más enriquecedoras de la tarde: el estreno en primicia del nuevo discurshow de Xurxo Mariño y Vicente de Souza, Código Sapiens [Mens linguae, Linguae mens] . Pena no disponer (aún) del vídeo del discurshow, pues a lo largo de la hora de ejecución que dura, Xurxo y Vicente describen con todo lujo de detalles y formas de divulgación (recursos visuales varios, performances, imágenes, evocaciones narradas, etc)  todo el contexto evolutivo de aparición del lenguaje por parte de los Homo sapiens. Conceptos como mente consciente, formas de lenguaje ancestral, variación del tamaño craneal en relación con la capacidad de sobrevivir y de crear herramientas en un período de tiempo relativamente corto y en un ambiente hostil, el desvalimiento de las crías humanas frente a las crías de otras especies y por supuesto, el papel del lenguaje en las diferentes variantes de la ciencia (maravilloso monólogo con expresiones matemáticas), son los recogidos en este discurshow. A nivel personal, me quedo con la versión de Bohemian Rhapsody de Queen en donde, Vicente de Sourza hace una verdadera oda a la complicación biológica y evolutiva que supone el proceso del parto en relación al tamaño craneal; en mi humilde opinión, SU-BLI-ME. En definitiva, espero que como bien decía Javier Peláez muchos institutos, centros socioculturales, coloquios, congresos y eventos en general, cuenten con ellos para que este nuevo discurshow sea ampliamente vivido, compartido, aprendido y disfrutado por tod@s.

Y hasta aquí esta (larga) primer parte de la crónica del Naukas Bilbao 2016. Si os ha parecido increíble lo que os cuento, no os perdáis la segunda parte. Os juro, que no os defraudará. Mil gracias por seguir leyendo hasta aquí (me emociono mucho escribiendo).

¡Nos “leemos” en la próxima entrada¡                                                                                     TatianaDC

Enlace a #MiprimeravezNaukas: crónica de la VI edición de los Sagan de la ciencia. Parte (II)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s