El mito sexual de la cocina: los alimentos afrodisíacos.

A punto de cumplir el segundo año, este espacio toca uno de los temas más candentes (y nunca mejor dicho) de la ciencia gastronómica: la existencia, con fundamento científico, de alimentos con carácter afrodisíaco. Desde hacía un tiempo, tenía en mente tratar este asunto, pues no son pocas las personas que, ante una mariscada o un determinado alimento de origen exótico, divulgan a quién les quiera oír (y creen a pies juntillas, en la mayoría de los casos), todas sus excelencias como afrodisíacos. Por esa razón y para que nadie se lleve posibles futuras desilusiones amatorias, voy a tratar de darle un poco más de luz al asunto, repasando lo que dice la ciencia sobre estos alimentos tan lujuriosos.

– “En el amor, como en la gula, el placer es una cuestión de máxima precisión” –  Italo Calvino

Alimentos afrodisíacos

Se define afrodisíaco (del latín aphrodisiăcus), como aquello que excita o estimula el apetito sexual. Por tanto, un alimento afrodisíaco, será aquel que, al consumirse, creará o despertará el apetito sexual (no mejorará ni la capacidad ni el rendimiento sexual). Esta definición es muy importante, puesto que en ella, radica la causa de que los alimentos afrodisíacos sean considerados, más mito que realidad pura y dura.   Además de su origen etimológico, afrodisíaco también hace referencia a “todo aquello perteneciente a Afrodita“, diosa griega de la belleza y del amor (Venus, en la mitología romana). Si embargo, la primera referencia claro al término de afrodisíaco, la podemos encontrar en papiros de origen egipcio, datados entre los años 2.000 – 1.700 a. C; también se encontrarán referencias en otros textos de la Antigua Grecia, en el Kamasutra, así como, en libros hindúes o de la dinastía china. En todos y cada uno de ellos, la naturaleza sexual de los alimentos se basa en creencias, supersticiones y leyendas mitológicas. La mayor parte de estas creencias y leyendas, se centran en lo que se podría llamar “magia simpática”, aquella basada en la creencia de que un objeto es capaz de transferir su poder a un objeto similar, de ahí que, en estos escritos encontremos que ciertos alimentos con similitudes en la forma y apariencia de los aparatos genitales de hombres y mujeres (ej: plátano u ostra), sean considerados como afrodisíacos. En el caso del marisco, además de por esta explicación, se le atribuyen efectos afrodisíacos por la coincidencia de su hábitat, con el lugar de origen del nacimiento de Afrodita.

Imagen

Aunque toda parezca surrealista, se le puede dar un significado antropológico, pues tanto la comida como el sexo (y el amor), eran (y son) necesidades básicas de la naturaleza humana; un individuo mal alimentado y/o nutrido, además de problemas de salud general, también puede ver mermada su salud sexual. Por eso, se asocia un placer/bienestar similar tanto al buen comer, como al buen sexo.

Científicamente, no está comprobado que un alimento en sí mismo sea afrodisíaco, pero sí que, ciertos de sus componentes nutricionales, así como otros factores (compañía, entorno, etc) pueden generar que, ante el consumo de estos alimentos, nuestra líbido o apetito sexual se pueda ver estimulada. Ante un estímulo excitante (sabor, olor, caricia, etc), nuestro cerebro envía señales desde el sistema límbico hacia la región pélvica, provocando en esta región (a través de un complejo mecanismo de señalización celular), la dilatación de vasos sanguíneos. Esta dilatación, es la principal responsable de la erección en hombres, pero también en mujeres (existen tejidos eréctiles en clítoris y en la región alrededor de la vagina), a la vez que se observa un aumento de la frecuencia cardíaca, entre otros signos propios de la excitación sexual. Coetáneamente, el cerebro vuelve a liberar, esta vez desde el núcleo accumbens, neurotransmisores relacionados con el sentido del placer, entre ellos, la dopamina y la serotonina. 

Sistema Límbico y rutas de neurotransmisores

En respuesta a esta vía de activación neuronal del placer, podemos encontrar una posible efectividad de los alimentos como afrodisíacos, puesto que muchos alimentos de los considerados con este calificativo, contienen nutrientes que podrían participar o bien, en el favorecimiento de la circulación sanguínea y aumento del flujo sanguíneo de la regiones con capacidad eréctil, o bien, en la regulación de los neurotransmisores y hormonas relacionados con el placer, el apetito y la reproducción sexual (estrógenos y testosterona). Sin embargo, es necesario indicar que dichas sustancias, deberían ingerirse en cantidades bastante más elevadas que las que se consumen habitualmente, para desencadenar dichos efectos.

Aminoácidos como la fenilalanina y la arginina, junto con vitaminas como la niacina (vitamina B3) o la vitamina E (incremento de síntesis de óxido nítrico) y minerales como el zinc o el boro, pueden influir sobre el apetito sexual humano de manera indirecta o como coadyuvantes. Con todo ello, podemos entonces explicar el “efecto afrodisíaco” de ciertos alimentos, considerados como tal:

  • El chocolate, contiene fenilalanina, aminoácido relacionado con la síntesis de la serotonina, hormona del placer. Ciertas investigaciones establecen que el cacao, contiene anandamina, una sustancia con efecto neuronal similar a la marihuana.
  • Los mariscos, contienen arginina, precursora del óxido nitríco (NO), principal molécula favorecedora del aumento del flujo sanguíneo, necesario para mantener la erección durante el acto sexual. También son ricos en ácido D-aspártico y NMDA (N-metil-D-aspartato), moléculas que al parecer juegan un papel importante en la síntesis de hormonas sexuales.
  • Las ostras, con un elevado contenido en zinc, mineral implicado en la regulación de los niveles de testosterona y estrógenos, así como en la producción de esperma.
  • El gengibre, rico en vitamina K, con acción anticoagulante que favorece el aumento del flujo sanguíneo.
  • Higos, fresas, espárragos, apio, ginseng o remolacha, ricos en boro, mineral que participa en la regulación de los niveles de testosteronaAlimentos afrodisíacos

Otros alimentos considerados afrodisíacos por múltiples y diversos motivos (presencia de una cierta sustancia, mito o leyenda, asociaciones simbólicas, etc) son: la granada (relación mitológica con Afrodita), la miel (teorías indias, que explican el origen de la expresión “luna de miel“), el aguacate (teoría azteca por la disposición del fruto en el árbol), el plátano (por asociación con su  forma fálica y por la presencia de una enzima, la bromelaína, presuntamente implicada en el aumento de la líbido), el chile (por asociación con la irritación/inflamación producida ante su consumo y la producida durante la excitación sexual), el apio (productor de la considerada feromona masculina, la androsterona), el champagne (por la desinhibición inicial que genera el alcohol), las criadillas de animales (de toro, ternera, conejo, pollo… por razones obvias), el ajo, los frutos secos (componentes precursores de las hormonas sexuales) y la avena (por su alto contenido en vitamina B3). Además, sin ser considerados alimentos afrodisíacos como tal, los huevos, las manzanas o el germinado de trigo, parecen tener relación con la síntesis de la oxitocina, la considerada hormona del amor.

Plantas afrodisíacasAunque el alimento afrodisíaco, se centra fundamentalmente en aumentar la líbido y el placer sexual, numerosas investigaciones tratan de encontrar en plantas y preparaciones herbáceas, posibles efectos sobre  la potencia sexual, y la disfunción eréctil. Alguna de las plantas sometidas a este estudio, son: el abrojo (Tribulus terrestris), el ginseng indio (Withania somnifera) y el Thai ginseng (Kaempferia parviflora), el ginkgo (Ginkgo bioloba), el babchi (Psoralea corylifolia), la maca (Lepidium meyenii), el musli (Chlorophytum borivilianum), el polen de palmera datilera (Phoenix dactylifera), la nuez moscada (Myristica fragans) o el azafrán (Crocus sativus), así como otras especies procedentes de diversas regiones de América Central, África y Asia, de gran presencia en la medicina ayurvédica. En casi todas, se ha observado una mayor eficiencia como afrodisíacos en ratones, postulándose una eficiencia leve de la yohimbina (sustancia de la corteza del Pausinystalia johimbe) como afrodisíaco, con efectos terapéuticos sobre la disfunción eréctil psicogénica.

Hierbas con potencial afrodisíaco

Ninguno de estos nutrientes, sustancias o preparados, han sido científicamente vinculada al deseo sexual. Sin embargo, eso no quiere decir, que ante casos de deficiencias acusadas, se pueda observar sin significación ninguna, una posible intensificación de la actividad sexual, en esos casos. En otros casos, los alimentos simplemente funcionan con un efecto placebo, es decir, los alimentos afrodisíacos funcionarán simplemente porque el usuario espera que funcionen. No obstante, farmacológicamente, la única droga que tiene efecto afrodisíaco y que se receta para aumentar la líbido en procesos depresivos, es el pramipexol (antagonista de la dopamina).

En definitiva, todos los alimentos, afrodisíacos o no, contribuyen a crear una sensación de bienestar, tanto físico como mental, así como una serie de características fisiológicas tras su ingesta, que pueden promover, según las circunstancias, la compañía y el entorno, una mayor apetencia sexual.

Hasta aquí por hoy. Espero que aprendieráis un poco más sobre este tema y que, cuando alguien os comente que tal o cual alimento es afrodisíaco, podáis compadeceros por lo equivocado que está.

¡Nos “leemos” en la próxima entrada¡

Tatiana DC

Fuentes

J.A Lozano Teruel. Nutrición es con-ciencia. Editorial Editum (2012)  ;  Neelesh Malviya et al “Recent studies on aphrodisiac herbs for the management of male sexual dysfunction – A review” Acta Poloniae Pharmaceutica and Drug Research, Vol. 68 Nº 1 (2011)  ;   Afoakwa EO “Cocoa and chocolate consumption. Are there aphrodisiac and other benefits for human health'” S. Afr. J. Clin. Nutr.  (2008)           http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19796015 http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3996747/ http://www.researchgate.net/publication/258846137   http://sulcus.berkeley.edu/mcb/165_001/papers/manuscripts/_98.html http://www.vpul.upenn.edu/ohe/library/Sexhealth/articles/Aphrodisiacs.htm               http://www.aminoacido.eu/aplicaciones/potencia-sexual.html   http://www.lifescript.com/well-being/articles/a/aphrodisiacs_separating_myth_from_reality.aspx?http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/curiosidades/2008/10/09/180557.php                                           http://www.aarp.org/relationships/love-sex/info-11-2009/naked-truth-grading-aphrodisiacs.html                                                               http://member.aarp.org/food/diet-nutrition/info-02-2011/myth_buster_do_aphrodisiacs__work.html http://www.efesalud.com/noticias/sexo-con-sabor-afrodisiaco-2/                      http://www.pbs.org/food/the-history-kitchen/10-edible-aphrodisiacs/ http://en.wikipedia.org/wiki/Aphrodisiac

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s