Injertos de frutales, un tipo especial de ingeniería vegetal.

Cómo podéis ver por los archivos del blog, en el mes de julio del año pasado, no publiqué ninguna entrada. No fue por falta de ideas (que cada vez son más pero me cuesta encontrarles la forma) ni por estar ocupada en otros quehaceres, sino por otras razones más personales y más duras. Por esa razón y por muchas otras, la entrada de hoy, en lugar de ser una reseña sobre un alimento transgénico de importancia a nivel nutricional y/o alimentariio (idea inicial), es mi deber escribir esta entrada sobre los injertos de frutales, aunque no “encaje” del todo en el apartado de biotecnología alimentaria de este espacio. El motivo, lo entenderéis, al final de la entrada. Así que, … allá vamos!Injertos frutales

Los injertos (graftages, en inglés) son técnicas o métodos de propagación vegetativa artificial (multiplicación asexual) de los vegetales, habituales en la fruiticultura, cuyos orígenes se remontan a la época imperial de China (1000 a. C), a la civilización de Mesopotamia y a la Grecia clásica (referencias en obras de Virgilio). Sin embargo, no sería hasta el s.XVIII, cuando Henri Louis Duhamel y posteriormente, Hermann Vochting, sentarían las bases del conocimiento moderno sobre los injertos frutales y ornamentales. La técnica del injerto consiste en, unir o insertar de forma natural (a través de la acción del viento sobre la corteza de dos árboles próximos) o articificial, una parte de una planta (variedad o injerto) en otra ya asentada (pie, patrón o portainjerto), de manera que queden soldadas y se desarrollen juntas, dependiendo una de la otra; de esta forma, injerto y patrón crecen como una única planta desde el punto de vista estructural y fisiológico, pero conservando su patrimonio genético diferenciado. Para que todo esto tenga lugar, es necesario que se establezcan conexiones entre los vasos vasculares a lo largo de la zona de soldadura del injerto, para que se produzca el correcto intercambio de nutrientes y elementos vitales. El patrón o portainjerto, es la parte de planta que aporta el sistema radicular, el esqueleto leñoso (a partir del cual se absorben y distribuyen el agua y los minerales del suelo) y el anclaje al suelo; se puede obtener a partir del cultivo de semillas (patrón franco) o a partir de multiplicación vegetativa (patrones clonales). Por su parte, la variedad o injerto, aporta la parte aérea de la planta incluyendo además del fruto y las características exactas de la variedad que se desea cultivar, las ramas, hojas y flores de la misma. Partes del injerto

Esta técnica de propagación vegetal, se utiliza por muy diversas razones:         – Perpetuar clones o híbridos de número cromosómico impar, que no se pueden reproducir con facilidad por otros métodos de propagación asexual (bajo enraizamiento).                                                                                                           – Permitir que los injertos se beneficien de las mejores adaptaciones al suelo  por parte de los patrones (tolerancia a suelos pesados o excesiva humedad, tolerancia a sequía, resistencia a plagas y enfermedades), que desempeñan una función de estrato intermedio aislante.                                                                                        – Aceleración del crecimiento de las variedades seleccionadas (reduciendo el tiempo necesario para la fructificación, aprovechando la madurez del patrón) así como la obtención de nuevas variedades a partir de otras seleccionadas por sus aptitudes (reinjertación).                                                                                           – Para unir más de una variedad en un mismo patrón, obteniendo así un único ejemplar o planta, que produce frutos o flores de varias características diferentes. – Reparar partes dañadas del patrón o variedad, sustituirlas o modificar el vigor del patrón.Árboles injertados

Para que todo ello tenga lugar, es necesario tener presente antes varias reglas:                                                                                                                     1. Compatibilidad y afinidad entre variedad y patrón -> factor fundamental en la unión y permanencia de la soldadura entre patrón y variedad; son afines y compatibles las especies muy emparentadas entre sí y también algunos géneros próximos; plantas más alejadas taxonómicamente, manifiestan incompatibilidad puesto que presentan grandes diferencias fisiológicas y biológicas. Esta incompatibilidad puede ser de dos tipos: traslocada (se observan anomalías vegetativas en hojas y árboles) y localizada (por debilidad mecánica o roturas en la zona de soldadura). Para evitar esta incompatibilidad, es muy necesario conocer las características que debe reunir el patrón utilizado en el injerto. Las características que debe reunir un buen patrón para ser seleccionado son:
Buena propagación y buen enraizamiento, tanto si procede de semilla como si es un patrón clonal.
Tabla de compatibilidades en injertos• Buena aptitud, gran adaptabilidad al suelo y al clima del lugar donde se ubiquen, alta resistencia a plagas hongos y bacterias y alto grado de compatibilidad con el injerto.
Serán polivalentes; deberán ser compatibles con el mayor número posible de variedades existentes, o al menos con las variedades elegidas.
 Poseerán una alta productividad; deben conferir a la variedad injertada sobre ellos una rápida fructificación así como, conseguir buena calidad del fruto resultante.
Control del vigor; no deben ser muy vigorosos (ej. patrones clonales) con el fin de que las operaciones sobre la variedad injertada (poda, tratamientos fitosanitarios o recolección), puedan efectuarse con facilidad y sencillez. Es necesario añadir, que también, se deberá controlar el vigor de la variedad para que el tamaño final del árbol sea el deseado.                                                             2. La variedad y el patrón deben proceder de material vegetal sano, es decir, no han de presentar enfermedades y deben estar libres de virus.                   3. El cambium o zona generatriz (parte situada debajo de la corteza) del patrón y de la variedad, deben quedar en íntimo contacto. Si no es así, no se consigue la cicatrización de los tejidos. Zona de contacto del cambium4. El injertado debe realizarse cuando patrón y variedad se encuentran en estado fisiológico adecuado de actividad vegetativa. Cuando la corteza está muy pegada y se separa con dificultad, no es una época muy oportuna.
5. Todas las superficies cortadas deben protegerse cuidadosamente, con cinta plástica, mastic o pasta protectora/cicatrizante, inmediatamente después del injerto, para evitar la desecación e infección de los tejidos.
6. Se deben cuidar y vigilar los injertos hasta que la variedad crezca convenientemente. Han de suprimirse los rebrotes del patrón, entutorar el brote de la variedad cuando lignifique, etc.

Existen diversos tipos de injertos, aunque muchos de ellos son simples variaciones de otros ya existentes. Los injertos más prácticos y que se consideran más interesantes por ofrecer buenos resultados, son:

a) Injertos de púa.                                                                                                     Aquí se incluyen los injertos de hendidura, de corona o de tipo inglés. Suelen ejecutarse en primavera (cuando el patrón está en pleno desarrollo vegetal) y los injertos o púas, proceden de ramas de suficiente desarrollo (un año), de árboles adultos, sanos y vigorosos, presentando dos o más yemas (del tercio medio, para evitar injertos no exitosos).     Injerto de púa 1. Injerto de hendidura -> se utiliza sobre patrones de 20-40 mm de diámetro, con el fin de cultivar árboles o para cambiar de variedad. Es habitual para frutales de hoja caduca, principalmente peral, manzano, ciruelo y cerezo. Primero se refresca la superficie del tronco y se procede a hacer la hendidura en forma de V diametral aInjerto hendidura 2 éste, por medio de una navaja de injertos. Practicada la hendidura, se introduce en su centro una cuña, con el fin de que la hendidura quede abierta y resulte más fácil introducir las púas. Normalmente se introducen dos púas en la hendidura, una en cada extremo de la misma. Cada púa, de dos o tres yemas, se corta en bisel en dos caras opuestas; las púas deberán estar desplazadas hacia el interior de la hendidura, pues de estar alineadas exteriormente púa y patrón, la zona de cambium de ambas no coincidirá, al ser la corteza del patrón más ancha que la de la púa. Finalmente, se efectúa el atado y se cubren con mastic todas las heridas, tanto en la hendidura como la parte superior de las púas. Puede presentar varios subtipos: hendidura simple, doble o radial.                                 2. Injerto de corona -> similar al de hendidura, se usa para sustituir, en árboles adultos, la variedad cultivada por una nueva. De fácil ejecución, este Injerto coronainjerto reemplaza al de hendidura en cualquier circunstancia. La púa o injerto, se corta longitudinal o en bisel y se introduce en un corte vertical sobre el tronco, afectando sólo a la corteza. A continuación, se hace coincidir el lado de la púa que se descortezó en toda su longitud, con la línea de corte vertical efectuada en el tronco o rama, que no se despegó. El otro lado de la púa, quedará solapado con la corteza del tronco. A continuación se procede al atado y a la protección con mastic de las heridas.                                                                    3. Injerto de tipo inglés -> se utiliza este injerto cuando el patrón y la variedad tienen aproximadamente el mismo diámetro; es característico de injertos en plantas de vid. Sobre el patrón y el injerto, se hacen dos cortes; uno en bisel y otro vertical a un tercio de distancia del extremo del corte en bisel. Se abren los cortes en ambas partes y se incustran las lengüetas una con otra. Se ha de procurar, que la base del corte en bisel  en la variedad, quede próxima a una yema para evitar que, al entrelazar las lengüetas, patrón e injerto se abran demasiado; se favorece con ello, una maximización de la zona de contacto entre las cortezasInjerto de púa inglés

b) Injerto de yema.                                                                                                     Aquí se incluyen los injertos de escudete y injerto de astilla o chip. Suelen ejecutarse a finales de verano (cuando el patrón está en actividad vegetativa moderada) pero también en primavera (injerto a ojo velante), procediendo los injertos utilizados, de ramas con una única yema. Injerto de yema 1. Injerto de escudete -> consiste en la utilización de un injerto compuesto únicamente por una yema fértil unida a un trozo de corteza, que se coloca sobre el patrón directamente. Es ampliamente utilizado en ciruelos y cítricos, por su fácil ejecución y su alta tasa de éxito. La yema se extrae por medio de dos cortes: uno transversal, a un centímetro por encima de la yema, y otro longitudinal, a 2 cm por debajo de la yema; el corte longitudinal ha de ser limpio, ejecutándolo en una sola intervención.Injerto de yema 2 Sobre el patrón, con un diámetro de 8 a 25 mm, se efectúa un corte transversal y otro longitudinal, en forma de T, que únicamente deberán afectar a la corteza. A continuación, se separan las dos alas de la T y se introduce la yema de la variedad, debiendo evitar que su extremo superior quede por encima de la T (si sobrepasa se corta el trozo sobrante). A continuación se procede al atado, primero por la parte inferior y procurando que no queden huecos, dejando al descubierto la yema. Este injerto no requiere el empleo de mastic (pasta cicatrizante). El injerto se considera exitoso, cuando la yema se hincha y el trozo de peciolo amarillea y cae de forma natural; si el peciolo se deseca, oscurece y no se cae, el injerto no ha prendido.                                                                                                                  2. Injerto de astilla o de chip -> tipo de injerto de chapa mejorado, similar al injerto de hendidura inglés, ampliamente usado en injertos de vid y durante Injerto chipépocas en las cuáles, la corteza no se desprende bien. La yema de la variedad se obtiene mediante dos cortes; uno en bisel, a un centímetro aproximadamente por debajo de la yema, y otro longitudinal, a dos centímetros por encima de la yema, tomando la corteza y parte de madera de la rama. Esta astilla o chip se coloca en un hueco de medidas similares, practicado en el patrón (más superficial, si las yemas son más delgadas). El chip se ha de colocar de forma que, por lo menos su cambium (si no son del mismo diámetro), se superponga al cambium del patrónEl atado se realiza, preferentemente, con cinta plástica por encima de la yema, evitando mover el chip de su posición correcta.

Pues con esto finalizo esta entrada, que me sirve como sentido homenaje a uno de los mejores injertadores (medio cultivar de frutales de nuestro pueblo, están injertados por él) que conocí, conozco y habré conocido: mi abuelo, Don Antonio Díaz Castro. El 25 de julio del 2014, el progreso de una EPOC aceleró el final de su vida, dejándome desde aquella, con una profunda pena y una mayor nostalgia, sobre todo de las charlas vespertinas que manteníamos acerca de lo que él sabía sobre ésta y otras técnicas agrícolas, o sobre sus dilemas acerca de la agricultura ecológica y su rendimiento real, entre otros muchos temas (era un apasionado de las noticias sobre astronomía y geología terrestre).Injertador

A pesar de su reticencia inicial a que fuera bióloga (él quería que me dedicara a la ingeniería, porque según el decía: “Tu deberías haber estudiado algo más visible y más rentable“), siempre me apoyó en todas mis decisiones y fue y será, el mejor oyente de todas aquellas explicaciones sobre bioquímica, ingeniería genética o procesos geológicos que tenían lugar en su habitación cuando comentábamos las noticias. Por esa razón, esta vez tocaba dedicarle una entrada a quién, quizás en otra época y en otro lugar, también sería un buen divulgador científico.

¡Gracias por todo, abuelo! Espero algún día, poder volver a retomar de la manera que sea, nuestras conversaciones científicas.

Tatiana DC

Fuentes

Guerra Mayo, A. Guerra Sánchez, M “Evolución de la fruticultura y poda de los arboles frutales” Centros de Formación Agraria Castilla y León (2º edición)  ; Valentini, G. Arroyo, L. “La injertación en frutales” Ediciones Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria. Boletín de Divulgación Técnica 14   ;   Medina Basurto, J de J. “Producción de frutales y ornamentales. Antología” Universidad Autónoma Agraria “Antonio Narro” (México)  ; Injertos frutales. Manual Departamento de Agricultura. Diputación foral de Bizkaia ;                                 http://es.wikipedia.org/wiki/Injerto   http://en.wikipedia.org/wiki/Grafting

Anuncios

2 pensamientos en “Injertos de frutales, un tipo especial de ingeniería vegetal.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s